La mujer en el amor después de los 40

La realidad es que las relaciones pueden ser mejores y más satisfactorias después de nuestras cuatro décadas. ¿Divorciada, abandonada, engañada… o simplemente desencantada de los hombres y crees que no volverás encontrar el amor después de los 40?  Tranquila, porque las noticias son alentadoras: de acuerdo con los expertos, el romance puede ser mejor la segunda (o tercera o cuarta) vez



¿La forma de querer varía a lo largo del tiempo? Y, de ser así, ¿cómo se siente, se trasmite y se expresa el amor a los 40 años?


   La ilusión de encontrar el amor, esa media naranja después de los 40 años es para algunos hombres y mujeres una verdadera búsqueda. Las mujeres son muy activas y siempre desean encontrar un caballero para ir a cenar, escuchar buena música o tener una cita romántica. 



  Pero los hombres desisten en el mayor de los casos porque para ellos es un privilegio la tranquilidad que han encontrado y ven a las mujeres como una amenaza de la armonía que de pronto han conseguido alcanzar.

  Sin embargo, aquí presentamos algunos puntos clave para formar una pareja en estas edades que por su madurez hacen que la búsqueda sea muy especial, lo importante es desear conseguir una pareja y estar preparados de nuevo para revivir la llama del amor. Tener un pensamiento positivo es esencial.


¿Qué causa esta inapetencia?


   Para algunas mujeres puede ser el resultado del cambio en sus niveles hormonales. Por ejemplo, durante el ciclo menstrual estas fluctuaciones pueden causar hinchazón, cansancio y dolores, lo que repercute en el interés por el sexo. Además, a medida que ellas envejecen sus niveles de testosterona disminuyen y el deseo sexual le acompaña en el declive.

   Digamos que alrededor de los 40 es cuando una mujer siente una necesidad que no puede dejar de atender: la de regresar a sí misma. Este es el punto emocional en el que aprendemos a saludar a nuestros recuerdos en el momento oportuno, a bailar y a calmarnos con ellos.

   Es el momento en el que se ama el alma más allá de nuestras equivocaciones y de lo terrenal. 


  A partir de estas edades, amando a nuestros semejantes se descubre un corazón sereno con sangre ardiente que nos ayuda a comprender qué clase de criaturas somos, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Porque todos las tenemos a ambas y eso no es malo, sino todo lo contrario.

   La vuelta a la casa del alma significa hacernos conscientes de todo lo que ha acontecido en nuestra vida anterior y resolver aquellos conflictos creados en los ciclos previos a la madurez.


     “Cuando una mujer toma la decisión de abandonar el sufrimiento, la mentira y la sumisión. Cuando una mujer dice desde el fondo de su corazón: ‘Basta, hasta aquí he llegado’. Ni mil ejércitos de ego y ni todas las trampas de la ilusión podrán detenerla en la búsqueda de su propia verdad.


  Ahí se abren las puertas de su propia Alma y comienza el proceso de sanación. El proceso que la devolverá poco a poco a si misma, a su verdadera vida. 

   Y nadie dijo que ese camino sea fácil, pero es ‘el Camino’. Esa decisión en sí, abre una línea directa con su naturaleza salvaje y es ahí donde comienza el verdadero milagro”.




El amor maduro


“El amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad.”
-Erich Fromm-

   No es fácil madurar en el amor, pero una vez que lo logras nace un gran amor por ti misma que se basa en la dignidad y en el respeto. Estos valores, a partir de cierta edad y ciertas vivencias, suelen articular el resto de cariños de los que nutrimos a nuestro corazón.

   Una mujer madura va más allá en su capacidad de amor cuando comprende que la verdadera transcendencia del sentir ajeno se resume en cómo se contempla a sí misma y a sus cambios.

  Con el tiempo, el mundo femenino irradia una pureza que se ve amenazada por una sociedad corrupta que hace que las mujeres corran a buscar un refugio en sí mismas, no para huir cuando algo se pone difícil, sino para afrontarlo.

  Entonces encuentran que su verdadera casa no está en ningún lugar alejado del mundo, sino dentro de ellas. De alguna forma, el amor maduro es consecuencia de un proceso de individualización que puede llegar a resultar muy doloroso.

  
  Sea por ingenuidad, por no prestar atención o por ignorancia, el proceso de madurez nos ha hace sufrir el robo de una piel que nos envolvía, la cual creíamos nuestra y a la que nos aferrábamos con fuerza.

  Este sufrimiento por la pérdida de su piel le hace a la mujer convivir durante un tiempo con una parte de ella incompleta, lo que le ayuda a fortalecer su verdadero recubrimiento emocional.
 
  Es decir, que este robo se alza en cada caso como la oportunidad de recuperar unos tesoros tan únicos y propios como son los dos pilares de la liberación emocional: la determinación y el amor propio.


   Como resultado, la mujer alcanza una gran sabiduría que le hace vivir y amar de manera diferente, única y trascendente. De alguna forma, es capaz de hidratarse y reconstruirse a sí misma, sintiéndose enteramente ella englobada en su interior.

Como dicen, toda mujer alienta una vida secreta y una fuerza poderosa llena de buenos instintos, creatividad y sabiduría que encierra el gran poder de un territorio aún sin explorar: el fantástico mundo de la psicología femenina.


Fuente: Raquel Aldana para La mente es Maravillosa / Después de los 40
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.