Entre menos juguetes tenga un niño, más inteligente y feliz es, según estudio

Los padres siempre van a querer lo mejor para sus hijos, es una regla que ellos mismos se imponen desde el mismo momento en el que saben que serán padres. Por lo general siempre buscan dotar a sus hijos con los mejores juguetes, sin importar la cantidad, mientras más distracción tenga su hijo, mejor. 



  Pero, contrario a lo que piensas, los niños pierden el interés demasiado rápido y ven los mejores juegos en los objetos menos esperados, por ejemplo, la caja en la que vino el gran juguete que les has obsequiado.

  Con esto se puede demostrar que mientras menos juguetes tenga un niño, más feliz e inteligente será.

  Si analizas un poco la situación te darás cuenta de que esta hipótesis tiene un alto nivel de veracidad. 


Un niño con menos juguetes es más feliz e inteligente


  La revista Infant Behavior and Development publicó un estudio en el cual se afirma que los niños pierden el interés al ver una gran cantidad de juguetes a su alrededor, se aburren con facilidad y buscan la manera de divertirse en otras formas. 

 Por ejemplo, crear un carrito de carreras con algunas cajas, crear un fuerte en su habitación con las sabanas de la cama, etc. La imaginación no tiene límites y eso es lo que debemos aprovechar de los niños.
  


  Sin embargo, un estudio publicado en la revista Infant Behavior and Development revela que mientras menos juguetes tenga un niño, será más feliz y tendrá la oportunidad de desarrollar habilidades que le ayudarán en un futuro.

  Cuando un niño tiene juguetes al por mayor pierde el interés en ellos y es más fácil que se aburra. 

 Mientras que el pequeño que tiene menos objetos de juego para elegir tiene más oportunidad de desarrollar su creatividad e imaginación.


  Nosotros mismos podemos confirmar esta teoría cuando vemos a nuestros hijos imaginar que la caja de ese “súper juguete que compramos” se convierte en un fabuloso carro de carreras o en la casita que alberga las muñecas consentidas.

  Además, los niños que tienen menos juguetes los aprovechan al máximo, ya que pasan más tiempo jugando con ellos, lo que les permite tener una mejor calidad de juego, despertar esa curiosidad innata de los pequeños, y el deseo de explorar el entorno que lo rodea.

   También podrás notar un cambio en su concentración y agilidad mental, un punto favorable durante su crecimiento.


Ayudarlo a crear juegos caseros incrementa el nivel de aprendizaje


  Por lo general los niños siempre necesitarán ayuda para elaborar algunos juegos, esos en los que tengan demasiada dificultad. 

 El hecho de que tú los ayudes y les enseñes cómo hacerlo, incrementa su nivel de aprendizaje, además de toda la confianza que tendrán contigo.



Fuente: Infant Behavior and Development / Naraxadul / Mi vida plena
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.