¿Calmas a los niños con un celular o Tablet? Pediatras advierten sobre el daño que les haces

Los que son padres saben lo difícil que es calmar a un niño cuando está enojado, nunca se está seguro de qué es lo que quieren y la solución más fácil es darles algo para que se entretengan.



  La tecnología ha sido de mucha ayuda en la época moderna. Nos permite comunicarnos con familiares y amigos que están al otro lado del mundo y eso nos hace sentirlo más cerca.

  Es importante saber que la tecnología no es mala ni buena solo es, nosotros los seres humanos somos quienes la transformamos en una buena o mala herramienta.

  Generalmente los pequeños de la casa a muy corta edad ya saben manejar con mayor agilidad equipos electrónicos que a muchos adultos les cuesta manipular. 



 Infortunadamente, los padres han cometido un grave error con la educación y la salud mental de los pequeños al utilizar estos aparatos como única forma de tranquilizar a los hijos.

   A veces los niños hacen berrinches y los padres no saben exactamente porqué sucede esto, entonces optan por la solución más efectiva: entregar un dulce o juguete para entretenerlos. Sin embargo, hay padres que entregan tablet o celulares sin saber que están ocasionando un gran daño.


 Según un reciente estudio de distintos investigadores este terrible hábito que tienen los padres está afectando al niño en su desarrollo de personalidad. En vez de practicar la paternidad y estrechar lazos con ellos, esta práctica promete generar un daño en ellos. 

  Cada vez son más los papás que acuden a esta herramienta tecnológica cuando ya no dan más con los gritos de sus hijos. Deciden tirar la toalla y en vez de consolarlos o hablar con ellos, deciden la salida fácil: entregarles el smartphone.  



  JAMA Pediatrics publicó un estudio en donde hacen refencia al tema, allí escribieron que lo más habitual en los papás es relajar el temperamento enérgico de sus niños usando la televisión, sus celulares, computadores o tablets porque tienen poco control sobre los menores. 

   La autora del estudio y doctora de la Universidad de Boston, Jenny Radesky, aprovechó la instancia para explicar que ya se ha advertido muchas veces a los padres que esto es algo que deben resolver: están proporcionando obstáculos en el desarrollo del lenguaje que pueden aparecer cuando un niño pasa mucho tiempo jugando y así no tiene interacción con otras personas. 


  En la realidad hay muchos que defienden el uso de los smartphones y tablets porque dicen que ayuda a los niños a hablar y mejorar su vocabulario, pero Radesky advirtió el año pasado que: 

  “Si estos dispositivos se convierten en un método habitual para calmar y distraer a los niños, ¿ellos serán capaces de desarrollar sus propios mecanismos de autoregulación?”


  Es por eso que aseguró que: “El abuso de estos dispositivos durante la infancia podrían interferir con su desarrollo de la empatía, sus habilidades sociales y de resolver los problemas, que generalmente se obtienen de la exploración, los juegos no estructurados y la interacción con amigos”.


  Así se da a entender que la mejor forma que estos padres tienen para calmar a sus hijos no depende de un aparato tecnológico, sino de sus capacidades.

  Hablar con los niños, contenerlos y escucharlos hará que puedan mejorar sus ansiedades y aprendan a controlarse poco a poco. Aunque tome tiempo, es algo que deberían hacer.

Es muy importante que los padres se tomen el tiempo de escuchar, conversar y jugar con sus hijos para que se puedan fomentar las relaciones interpersonales de los pequeños con su entorno. 


Fuente: Naraxadul / MujeryPunto.com 
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.