Tener amigos inteligentes nos hace más listos, según una investigación

Un estudio revela el poder sobre nuestra mente que tiene la influencia de los amigos en la juventud.¿Pueden nuestros amigos hacernos más listos a través de su influencia en nosotros? Un estudio pionero en comportamiento humano analiza esta premisa, y establece una fuerte relación entre los compañeros de clase que socializan con gente más o menos inteligente.




   Un estudio realizado en la Universidad de Florida reveló que nuestras madres no andaban tan desacertadas cuando nos animaban a elegir inteligentemente nuestras amistades. 

 No se trata únicamente de que el grupo de amigos pueda ejercer una buena o mala influencia sobre nuestro comportamiento y valores sino que también puede catapultar nuestra inteligencia.

  La Universidad Internacional de Florida ha elaborado un informe con el título: Can our friends makes us smarter? (¿Pueden nuestros amigos hacernos más inteligentes?) en conjunto con el Departamento Federal de Criminología y la Escuela Internacional de Relaciones Públicas del mismo estado. 


  En este documento se muestran los resultados de una investigación capitaneada por el profesor Ryan Charles Meldrum arroja resultados muy interesantes. Pero empecemos por lo básico.
 

¿Qué es la inteligencia?


  La inteligencia es la capacidad o facultad que tienen las personas para actuar correctamente dependiendo de sus objetivos y de las opciones disponibles. 


 Más allá del cociente intelectual y otros medidores del potencial cognitivo, una persona inteligente será aquella que sepa escoger la mejor opción de entre las posibles, que sea capaz de hacer lo que más le conviene en cada situación y momento.

  También puede ser entendida como la capacidad de los individuos de absorber datos, procesarlos, entenderlos y emplear estos conocimientos de la mejor manera posible.


¿Nos hace más listos tener amigos inteligentes?


  Desde que empezamos a tener conciencia y hasta que entramos en el círculo del desarrollo social, nuestros padres nos influyen para que nos rodeemos de las amistades adecuadas.

  “Con este amigo no vayas”, “júntate con Pepito que es listo”, etc. son algunas de las frases que más nos identificamos a la hora de recordar parte de la educación que hemos recibido por parte de nuestra familia. Es evidente que, esto influirá de manera directa en nuestro comportamiento y desarrollo personal.

  Pero... ¿Realmente nos influye tanto el hecho de relacionarnos con uno u otro tipo de personas? En muchos aspectos sí, y ahora se sabe que esto podría afectar incluso a nuestro nivel de inteligencia, al menos si se dan ciertas condiciones.


La pubertad, momento clave


  Una extensa base de estudios se asientan sobre la temática de la influencia del entorno sobre nuestras habilidades cognitivas. Los grupos o individuos con los que nos juntemos van a tener especial incidencia en nuestro comportamiento.

  Los trabajos realizados por la Universidad Internacional de Florida revelan el impacto de nuestro entorno a nivel personal: nuestro comportamiento, sentimiento cultural y perspectiva profesional.

  Un ejemplo excepcional en esta materia, son los hijos de parientes inmigrantes en buena parte de los países occidentales. El núcleo familiar es muy hermético, dado que se usa la lengua nativa y los valores culturales de la misma. 



  Si el primogénito de esta familia se junta, se asocia y se desarrolla con personas locales, acabará adoptando igualmente los mismos comportamientos, independientemente del arraigo que tenga con sus padres.

  Teniendo en cuenta estos precedentes, Ryan Charles y sus homólogos decidieron ahondar en el asunto. Tomaron como punto de partida a casi 10.000 alumnos de enseñanza secundaria, edad adolescente, y midieron su grado de inteligencia con la de sus compañeros.

   El cociente intelectual de cada individuo estaba correlacionado con el coeficiente intelectual de su amigo o grupo al que pertenecía.


  Sin embargo, lo que llamaba la atención es que este hecho se correspondía con un fenómeno muy llamativo: las personas que se relacionaban con más compañeros muy inteligentes, tenían un CI superior a lo que cabría esperar tomando como parámetros sus resultados en test de inteligencia tomados años atrás.

  Así pues, lo que ha quedado registrado en este estudio no es simplemente que la gente con un CI más alto tienda a relacionarse más entre sí. Se ha visto que el hecho de entrar a formar parte de estos círculos sociales tiene un efecto positivo sobre la propia inteligencia, por lo menos durante la niñez y adolescencia.


   Durante la investigación, se quiso precisar aún más en los resultados. Se tomaron otros 7.000 alumnos de edades entre los 8 y 16 años, y las conclusiones fueron similares. Aquellos niños que habían crecido en grupos con mejores notas académicas, habían obtenido mejores expedientes para acceder a los estudios superiores.

  Los amigos no son simplemente esas personas con quienes compartimos alegrías y penas, a quienes les contamos nuestros secretos y con quienes vivimos aventuras.

   Cada vez más estudios ponen de manifiesto la enorme importancia de elegir bien a nuestros amigos ya que su influencia sobre nosotros será decisiva, no solo desde el punto de vista emocional sino también intelectual.


Tener amigos listos catapulta nuestra inteligencia



  Sin embargo, lo más curioso fue que este fenómeno seguía una tendencia: las personas que se relacionaban con más compañeros muy inteligentes, tenían un CI superior a lo que cabría esperar teniendo en cuenta los tests de inteligencia que habían realizado años atrás.

.
  De hecho, estos psicólogos analizaron a los niños de entre 10 y 11 años y su grupo de amigos, para volver a aplicar las pruebas cuando tenían 15 años y ver qué había cambiado. 

  Así comprobaron que no se trata simplemente de que las personas con un CI más alto elijan como amigos a otras personas inteligentes sino que el simple hecho de entrar a formar parte de este tipo de círculo social tiene un efecto positivo y desarrollador sobre la inteligencia, al menos durante las primeras dos décadas de la vida.



Los amigos potencian la Inteligencia Cristalizada


  Estos psicólogos explican que “el grupo de amigos tiene un profundo impacto en la motivación de sus miembros”, animando a cada persona a desarrollar al máximo sus habilidades intelectuales. En otras palabras, pertenecer a un grupo que sea  desafiante intelectualmente nos anima a seguir creciendo y amplía nuestro rango de intereses.

  Los investigadores también explican que los amigos influyen mucho más en lo que se conoce como “inteligencia cristalizada”, que se encuentra relacionada con el uso de las habilidades, el conocimiento y la experiencia. 


  Mientras que la inteligencia fluida hace referencia a nuestra capacidad para resolver problemas nuevos sin tener ningún conocimiento previo, la inteligencia cristalizada se refiere a la amplitud y profundidad de los conocimientos que adquirimos y cómo los usamos de manera creativa y práctica para resolver los problemas.

  La inteligencia cristalizada se va desarrollando a lo largo de la vida y es lógico suponer que nuestra red de amigos pueda aportarnos conocimientos y técnicas de resolución de problemas que nos permitan desarrollar nuestras habilidades intelectuales.

  Por tanto, ahora ya lo sabes: si tienes un CI ligeramente superior a la media, quizá tendrías que agradecerle unos cuantos puntos a tus amigos de la infancia o la adolescencia.




Conclusiones


  Parece ser que la edad adolescente es la clave del estudio. Algunos experimentos anteriores confirmaban de igual manera los efectos de “las malas o buenas compañías” entre los períodos de educación primaria y secundaria, efectos que perdían fuerza y consistencia cuando se comparaban estos datos con la época universitaria. 

 Según los últimos resultados, hay un eslabón perdido que no correlaciona las amistades de la adolescencia con la edad adulta.

  Por si fuera poco, las relaciones con un entorno sano, no aportan beneficios únicamente intelectuales, sino que también procura un buen desarrollo del comportamiento social. Entre otras ventajas, tener un alto CI permite tener acceso a una red de apoyo con mayores recursos.

Comparte si estás de acuerdo



Fuente: Izzat Haykal para Psicología y mente y Rincón de la psicología
Meldrum, R. et. Al. (2018) On the Longitudinal Association between Peer and Adolescent Intelligence: Can Our Friends Make Us Smarter? PsyArXiv.

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.