LA FRASE DE LA FEMINISTA QUE LAS FEMINISTAS ODIAN

"Los hombres se han sacrificado y lisiado a sí mismos física y emocionalmente para alimentar, alojar y proteger a las mujeres y niños. Ninguno de sus sufrimientos y logros es registrado en la retórica feminista, que retrata a los hombres como explotadores, opresivos e insensibles." Camille Paglia



  ¿Qué piensas al respecto? ¿La odias por opinar diferente o sientes la necesidad de abrir tu mente y reflexionar al respecto? 


  Es así, brutal en sus sentencias. No le importa que alguna de sus colegas sea lapidaria y la llame "Hitler". Escapa -y vaya si lo logra- de lo "políticamente correcto". Aborrece quedar bien con su interlocutor o con sus lectores. 

 Lanza sus conceptos claros, directos, sin rodeos, aunque lastimen. Aunque dejen sin respuesta a quien se atreva a discutir con ella. Es su forma de ser. Es la forma en que Camille Paglia, de 71 años, se expresa y da a conocer sus verdades.


  "Soy feminista igualitaria", se define ante la periodista, y se explaya: "Si una mujer hace el mismo trabajo que un hombre, le tienen que pagar lo mismo. Sin embargo, ahora las feministas se apoyan en no sé cuántas estadísticas para afirmar que las mujeres en general ganan menos que los hombres."

 "Pero esos gráficos son fácilmente rebatibles. Las mujeres suelen elegir trabajos más flexibles para poder dedicarse a sus familias. También prefieren trabajos que son limpios, ordenados, seguros. Los que son sucios y peligrosos se los suelen endosar a los hombres, que también suelen estar más presentes en áreas más comerciales. Tienen una vida mucho más desordenada, pero eso, por supuesto, se remunera".


  Para Paglia, una de las grandes diferencias que se dan dentro del movimiento es que ahora no se acepta que las mujeres puedan elegir libremente. "Lo que es evidente es que las mujeres tienen también derecho a elegir diferentes caminos. Y a lo mejor para muchas mujeres el trabajo no es tan importante".

  "El problema del feminismo es que no representa a un amplísimo sector de las mujeres. Por eso se ha centrado en la ideología y en la retórica antimasculina en lugar de hacerlo en el análisis objetivo de los datos, de la psicología humana y el significado de la vida", explica, y añade: 

"No creo que la carrera laboral deba ser lo más importante de la vida de una persona".


  Es por eso que Paglia critica que los actuales reclamos se centren en la brecha salarial: "Si permites que tu trabajo defina tu personalidad, es que eres un enfermo." 

  "La vida humana está dividida en la vida privada y en la pública. Y es muy importante desarrollar la vida familiar, afectiva… Centrarse solo en la vida pública puede ser propio de personalidades distorsionadas"

  "La realidad es que el único aporte de este feminismo es un análisis desde el punto de vista político. ¡Una locura! El sexo no se puede explicar con política. Lo que pasa es que estas burguesas, las feministas, lo que buscan es una forma de religión. Quieren un dogma", respondió al ser consultada sobre Freud y su nula influencia actual sobre las activistas.


  Paglia se indigna también por las "enseñanzas de género" tan de moda en universidades y centros de educación. 

 "Es de locos. Si se crean estudios de género, qué menos que incluir el estudio de la biología, esencial, incluso, cuando, como sostienen algunos, se trata de una mera construcción social. Por eso yo digo que los estudios de género son mera propaganda y no son una disciplina académica. No hay diferencia entre este discurso y la propaganda fascista durante la Segunda Guerra Mundial"


Comparte si estás de acuerdo



Fuente: Infobae
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.