Un pueblito italiano ofrece 2000 euros a todos los que se vayan a vivir allí

Candela, en Foggia, es una hermoso poblado que busca recuperar el brillo de otras épocas. Desde la intendencia proponen planes para solteros, parejas y familias que deseen comenzar una nueva vida



  El tema de los pueblos fantasma lleva años asolando nuestra sociedad. La despoblación progresiva de los pequeños poblados en detrimento del aumento de la población de las grandes ciudades ha hecho que muchos de estos estén al borde de la desaparición.

  Italia es un país que está particularmente afectado por este hecho y uno de estos pequeños municipios ha decidido tomar una medida drástica para evitar su extinción.  

 Candela es una pintoresca ciudad medieval, ubicada en Apulia, Foggia, la región italiana reconocida por ser el "taco de la bota". Solo unas décadas atrás llegó a tener más de ocho mil residentes, aunque en la actualidad siquiera llegan a tres mil, lo que llevó al alcalde a tomar una medida inédita: comprar nuevos habitantes.


  Nicola Gatta, el alcalde de la ciudad italiana de Candela, quiere es que la pequeña ciudad medieval de Puglia brille como en los años 90, cuando más de 8000 personas vivían aquí. Hoy son tan solo 2700 residentes. 

 Para eso puso en marcha una iniciativa: pagar a las personas para que se conviertan en residentes.


¿Cuál es el incentivo para que las personas se quieran mudar a Candela? La ciudad ofrece hasta 2000 euros a las personas que se muden.


  “HASTA LA DÉCADA DE 1960, LOS VIAJEROS LA LLAMABAN ‘NAP’LICCHIE’ (LITTLE NAPLES), POR CALLES LLENAS DE CAMINANTES, TURISTAS, COMERCIANTES Y VENDEDORES AMBICIOSOS”.


  En estos días, el sonido de las calles ha sido reemplazado por el silencio de las colinas verdes y los bosques. Las iglesias que se paran en cada esquina se llenan solo para celebrar los pocos nacimientos que ocurren aquí, o los muchos funerales para los residentes mayores.
 
   Este laberinto de sinuosos callejones pintorescos, edificios barrocos y pasajes arqueados corre el riesgo de convertirse en un pueblo fantasma. La mayoría de los jóvenes han huido en busca de un futuro más brillante en otro lado, dejando atrás a los ancianos.


  Hay docenas de deslumbrantes casas blancas con terrazas panorámicas y balcones ornamentados, vacíos, esperando recibir a nuevos residentes.

  Para atraer a los recién llegados, incluidos los extranjeros, el consejo de Gatta abrió sus arcas con la esperanza de aumentar el atractivo de la ciudad. 

 Así funciona: 800 euros para solteros, 1200 euros para parejas, 1500 a 1800 euros para familias de tres miembros, y más de 2000 euros para familias de entre cuatro y cinco personas.

  También se podrían ofrecer créditos fiscales para la eliminación de residuos urbanos, facturas y viveros.


Requisitos principales para recibir el efectivo


  • Deben residir en Candela;
  • Alquilar una casa;

  • Tener un trabajo con un salario de al menos 7.500 euros por año.

  • Seis familias del norte de Italia ya se han asentado y otras cinco han solicitado mudarse. 
  • Para poder iniciar el trámite lo recomendable es enviarle un mensaje privado por Facebook al alcalde de la ciudad. Pero sólo los realmente interesados.




Fuente: Claudia Alcantara para Intriper
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.