8 Señales silenciosas que indican que te estás enfermando por estrés

El estrés es como cualquier otra enfermedad, tiene sus causas y consecuencias, y hay manera de tratarlo para evitarlo. Ésta enfermedad, produce millones de desajustes mentales y físicos que afectan a las personas de manera irreparable a largo plazo, es por ello que se le llama ¨la enfermedad silenciosa¨.



   Es importante destacar, que los pacientes de estrés deben buscar ayuda a tiempo para no desencadenar consecuencias radicales que puedan afectar a su sistema.

  El estrés afecta a miles de personas hoy en día, pues estamos en una la época de la constante presión, del trabajo arduo, de la crisis, del poco dinero y un sinfín de razones por lo que la mitad de la población sufre de éste mal. 

 Esto puede afectar tanto nuestra salud mental como nuestro cuerpo, y además, éstas dos cosas promueven consecuencias peligrosas, creando desajustes de mente a cuerpo y de cuerpo a mente. 

 Es por eso que, te recomendamos leer con atención los siguientes síntomas, y en caso de padecer uno de ellos, puede ser que el estrés te esté enfermando:


1. Problemas al dormir


  Uno de los factores más comunes en el estrés es el sueño excesivo o la falta del mismo, en los dos casos, se hace difícil conciliar el sueño y esto causa daños en tu sistema psicológico y corporal.

  La melatonina, es la hormona del sueño y se deja de producir en cantidades normales cuando estamos en un período de estrés o de tensión constante. 

 La falta de ésta hormona puede interferir con los períodos de sueño y viceversa, además, es importante entender que la melatonina está ligada con el sueño, el estrés y la ansiedad. 

 También podemos destacar que los problemas del poco dormir y estrés, pueden desencadenar a largo plazo enfermedades psicológicas como la parálisis del sueño y sus derivados.


2. Cambios de peso repentinos


  El estrés también hace que nuestro cuerpo libere una hormona llamada cortisol, la cual, entre otras tantas características, hace que seamos menos eficientes para procesar los azúcares y metabolizar las grasas y los carbohidratos. 

 Si sufres de estrés, lo más probable es que aumente de peso, en muchos casos, sucede al contrario, pero el común denominador es aumentar de peso así hagas dieta, además, el efecto puede desregularizar tu cuerpo y afectar glándulas importantes.

  Es necesario que si notas algún cambio repentino en tu peso y no has cambiado tu rutina dietética, hagas una revisión y reflexiones si estás teniendo capítulos estresantes en tu vida que le están afectando a tu cuerpo.


3. Dolor de cabeza


  Cuando sufrimos de dolores de cabeza constantes, es un indicador que señala un estrés continuo, esto lleva a cambiar la presión cardíaca y fomentan la presión de nuestros vasos sanguíneos en el área de la cabeza.

  En el caso de tener un dolor prolongado de cabeza, es necesario acudir al médico y obtener respuestas, pues la presión arterial juega un papel importante en nuestro cuerpo, sobretodo causado por el estrés y su desajuste, pues puede causar infartos u otras enfermedades degenerativas.


4. Fuertes dolores de estómago


  El estrés puede afectar muy negativamente el funcionamiento de nuestro sistema gastrointestinal. Es más, al elevar nuestra producción de ácido digestivo nos provoca acidez, lo que a su vez causa un horrible dolor, diarrea, inflamación del colón y por supuesto mucho más estrés. 

  Muchas veces vienen acompañado de espasmos esofágicos que causan un dolor fuerte parecido a un infarto, éste es el principal denominador de que el estrés está apoderándose de tu cuerpo y su funcionamiento. 

 Puedes también, tener síntomas de malestar luego de comer o en una situación de tensión, así que es necesario que hagas una verdadera reflexión de lo que te está sucediendo y optes por tomar opciones que no dañen el estado de salud de tu cuerpo.


5. Siempre estar resfriados


 El estrés inhibe la capacidad de nuestro sistema inmune de combatir infecciones, esa es la razón por la cual cuando estamos bajo grandes niveles de presión, solemos enfermamos. 

 Es un indicador bastante común el estar enfermos todo el tiempo, ya que nuestro cuerpo trata de combatir con las bacterias y las defensas no pueden ceder a tales niveles de estrés. 

 Es indispensable tomar vitaminas y bajar el nivel de presión que se lleva para mejorar y subir las defensas, de ésta manera se evitan desajustes en tu cuerpo y enfermedades como gripes, constipados, neumonías, infecciones, entre otras.


6. El desafortunado regreso del acné


  Si pensabas que el acné solo aparecía en tus años de adolescente, te decimos que no. El acné es causado por una gran cantidad de hormonas que libera de tu cuerpo y puede producirse a lo largo de tu vida por desajustes hormonales o bien sea el estrés que causa el mismo. 

 Es notable que las personas que tienen una gran cantidad de actividades y presión en su trabajo, sufren de ésta consecuencia, causando así, un acné prolongado que sale en partes determinadas del cuerpo y de la cara, aunque no se encuentre en una zona grasa.


7. Falta de concentración extrema


  De acuerdo a los expertos, la falta de concentración se debe al exceso de cortisol que generamos cuando estamos en situaciones de estrés. Además, causa una sensación de bloqueo y nublamiento del cerebro para pensar y analizar cosas con lógica.

  Una de las características más grandes de ello, es tener pensamientos desordenados, pensar en mil cosas a la vez y no dar lógica a ninguna. La difícil concentración es común que se observe en casos de presión, ansiedad o tensión mental.


8. Caída excesiva de cabello


  El exceso de estrés en nuestro cuerpo, acelera el sistema natural que tiene nuestro funcionamiento corporal para reemplazar los folículos, esto quiere decir que, el cuerpo no tendrá energía suficiente para reemplazar el cabello que se haya caído durante los procesos de tensión que estuvo sufriendo el cuerpo y tendrá consecuencias bastante agresivas en nuestro cabello.

  Es importante destacar que si tienes alguno de éstos síntomas o varios que se prolonguen en el tiempo, acudas a tu médico para tomar las medidas necesarias para evitar enfermedades.


Fuente: Enamorandome
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.