7 señales en el cuerpo que indican problemas emocionales

El cuerpo y la mente forman un todo. De ahí que los problemas emocionales siempre dejen huellas en el organismo.



 Cuando la relación entre la mente y el cuerpo no está en armonía debido a muchos factores como las emociones fuertes, sentimientos negativos, baja autoestima y situaciones estresantes, surgen problemas físicos o señales en el cuerpo, estos pueden ser dolores físicos que aparecen y se desarrollan en relación con los factores psicológicos, cuando hablamos de estas señales.

  Nos estamos refiriendo a los dolores físicos para los que no hay un diagnóstico médico, aquí la persona manifiesta el síntoma, como si fuera una enfermedad normal, pero los médicos no encuentran evidencias en los exámenes médicos o en el chequeo



   En este sentido es muy importante tomar en cuenta estas señales que nos envía el cuerpo, para poder tomar acción sobre cada una de ellas y buscar una posible solución a los problemas emocionales que representa cada uno de esos síntomas.

  Enseguida te hablamos de siete indicadores que pueden estar sugiriendo la existencia de problemas emocionales.

1.- Dolor de cabeza, un síntoma de problemas emocionales


El dolor de cabeza frecuente es un síntoma muy común. Miles de personas en el mundo lo sufren. No es para menos. Está asociado con el estrés y la agitación. Por lo tanto, es normal que haya tantos afectados por este problema.

   El significado de los dolores de cabeza se resume en una sola palabra: tensión. Hay fuerzas internas que se contraponen. Habitualmente es el deseo de hacer las cosas completas y bien, en contraposición a la falta de tiempo.

  O la necesidad de descansar, frente a la obligación de cumplir compromisos. Detrás de una cefalea muchas veces hay problemas emocionales, de ahí que con frecuencia los medicamentos no tengan los efectos deseados.


2.- Dolor en el cuello


  El cuello rígido y que presenta dolor es una clara señal de una rigidez extrema, no en todos los aspectos de la vida, pero sí en uno en particular:

  La dificultad para perdonar, el rencor y el resentimiento toman forma de fuerte tensión muscular en la zona del cuello, la dificultad para perdonar también puede estar acompañada de otros sentimientos, como inconformidad o desprecio, si te duele el cuello, es bueno que pienses en el rencor del que todavía no te has desecho.

 Quizás al diluirlo, con ellos también se esfume el dolor qué sientes, la próxima vez que sientas un dolor de este tipo, piensa de qué manera y en qué momento has sido injusto contigo mismo o con alguien más, cuando logres perdonarte o perdonar a alguien más y dejes de pensar en ello, el dolo desaparecerá.


3.- Rigidez y problemas en los hombros


   Los hombros son la zona del cuerpo que se destina para cargar pesos muy grandes, esto vale tanto para los pesos físicos como para los que suponen una carga en el plano mental, un dolor en los hombros, especialmente si hay calambres, indica una sobrecarga. 

  Probablemente llevas una carga que te está pesando demasiado, tal vez una responsabilidad que no te corresponde o un compromiso con el que sientes que no puedes cumplir, el dolor en los hombros habla, en todo caso, de problemas emocionales asociados a la presión excesiva.


4.- Molestias en la parte superior de la espalda


  Las personas con dolor en la parte alta de la espalda sufren de inseguridad afectiva, es una persona para quien el “hacer” es muy importante, porque eso es lo que le da seguridad.

 Cuando alguien hace algo por ella se siente querida, por otra parte, manifiesta su amor por los demás haciendo cosas para ellos, del mismo modo, la espalda puede dolerle lo suficiente como para proporcionarle una excusa por no hacerlo todo, porque teme que si hace demasiado, ya no la ayudarán, espera mucho de los demás.

 Y cuando sus expectativas no se cumplen, tiene la impresión de soportar una gran carga, como le cuesta trabajo “hacer” sus demandas, cuando lo logra se siente inmovilizada si el otro no responde a ellas, entonces el dolor empeora.

 Este dolor puede también presentarse en una persona que se siente demasiado vigilada en lo que hace, también puede hablar de una carencia de amor propio, la autoestima puede estar lesionad y es posible que haya una gran cantidad de temores, estos, generalmente, se relacionan con vínculos sociales poco satisfactorios.


5.- Dificultades en la espalda baja


   Los dolores en la espalda baja también tienen que ver con sobrecargas, sin embargo, en este caso no hablan de excesivas responsabilidades abstractas, sino de preocupaciones de tipo material o económico.

 En este caso, hay una preocupación muy grande por el tema del dinero, quizás se ha gastado de más, o se tienen muchas deudas, en el fondo hay un temor a no ser capaz de asumir las responsabilidades económicas con eficiencia.

 El dolor en este lugar también significa que la persona necesita tener para sentirse apoyada, pero no se atreve a reconocerlo o admitirlo ante los demás, lo lleva todo sobre su espalda, porque quiere hacerlo todo ella misma.


6.- Dolores en las manos


  Las manos son una zona del cuerpo muy relacionada con la expresión y con el contacto con los demás. Cuando hay dolores o molestias en las manos, es hora de revisar cómo están los vínculos con las demás personas.

  Es muy usual que haya un deseo insatisfecho de hacer o tener más relaciones de confianza. Las molestias o los dolores hablarían de una condición de privación social que se desea superar. Sin embargo, tal vez no se ha encontrado el camino para hacerlo.


7.- Problemas en las rodillas


   El dolor de rodillas es una de las molestias más comunes, casi siempre está relacionado con una exacerbación del ego, se produce cuando el centro de preocupación es uno mismo y se tiene una actitud algo despreciativa hacia los demás, indica una necesidad de salir de esa burbuja que hace resistencia para que no seas generoso con los demás.

   El cuerpo es muy sabio y siempre enviara señales de alerta para que lo escuches, el no saber expresar las emociones ocasiona problemas físicos, como un intento para que las saques a la luz, si mejoramos nuestra habilidad detectar esas señales, podremos manejar mejor nuestras emociones, así nuestra mente y nuestro cuerpo estarán en paz seremos más felices y nuestro cuerpo estará más sano.


Fuente: Enamorandome
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.