4 mentiras que nos hicieron creer sobre la felicidad

En esta vida es igual de importante saber que la perfección no existe tanto como lo absurdo que es pasarse una vida intentando alcanzarla. Es preciso despojarnos de la idea de que cada decisión que tomamos es absolutamente clave y definirá todo nuestro futuro.





  Cierto que todo lo que hacemos nos define, pero hay veces que es mejor no tomar esta idea tan a pecho ya que puede generarnos una angustia bastante grande. 

 En la vida, hay cosas que sencillamente no salen bien. No todo siempre responde al plan que teníamos “preparado”.



  Vivimos aguantando la presión de tener que valorar sólo aquello que resulta favorable y es aquí cuando olvidamos que del fracaso también se aprende y de esta manera nunca estaremos preparados para ello. 


 Como dijimos antes, estas situaciones nos generan angustia y ansiedad y sin darnos cuenta nos embarcamos en un camino oscuro y de infelicidad.

  La autocrítica resulta sumamente importante en estas situaciones y debemos entender que existen ciertos mitos y mentiras girando alrededor del concepto de “felicidad”. 

  Hoy decidimos compartirte algunas de estas mentiras que estamos acostumbrados a aceptar sin ningún tipo de oposición al respecto.



Mentiras acerca de la felicidad


1. Creer que nos falta tiempo para hacer lo que queremos


  Esta es una de las creencias más comunes y, al mismo tiempo, más erradas. Lo cierto es que nuestra agenda puede estar más o menos apretada pero si verdaderamente queremos hacer algo siempre habrá tiempo.

  La determinación con la que encaramos una tarea lo dice todo y “no tener tiempo” es simplemente una percepción nuestra que funciona a modo de excusa para ceder ante nuestras falsas expectativas.

  La consigna es clara: si quieres hacer algo hazlo ya y listo. Sea tiempo libre o no, siempre debemos priorizar aquellas actividades que nos hacen bien y no estar completamente concentrados en cosas triviales como, por ejemplo, el dinero.


2. Temor a la mirada ajena


  Esto es algo característico del ser humano y constituye otra de las mentiras acerca de la felicidad. Nos pasamos demasiado tiempo ocupando nuestra mente pensando en la mirada ajena, pensando en qué dirán los demás de nuestros actos, nuestras palabras.

  ¿Porqué pasa esto? Sencillamente tenemos la necesidad, casi natural, de responder y cumplir con las expectativas de la mirada social y esto supone una presión enorme. 

 Son muchas las veces que hacemos cosas no porque así lo queremos, sino obligados por nuestro contexto, por la gente que nos rodea. Además, la mayoría de las veces que hacemos estas cosas ni siquiera nos damos cuenta.

  Por eso resulta más que importante ser honesto con uno mismo y actuar de acuerdo con nuestros intereses verdaderos.

  El miedo al fracaso es simplemente una ilusión, algo de lo cual debemos desprendernos porque sino no avanzaremos por el camino correcto de la vida.


3. Creer que seremos felices sólo teniendo más


  Una falacia que responde, principalmente, a la idea capitalista de nuestra sociedad. Siempre estamos en busca de conseguir más, nunca estaremos del todo tranquilos con lo que ya tenemos.

  Y, como si fuera poco, al parecer alguien nos ha convencido a todos de que tener más y más nos hará cada vez más felices. 

  Esto es, sencillamente, un círculo vicioso que nunca acabará. Es preciso darse cuenta de esto. Una vez que adoptamos esta creencia jamás podremos conformarnos, jamás podremos estar agradecidos por lo que tenemos. 

 Hay que entender que esta es una creencia falsa ya que nunca llegaremos al punto en que tendremos “todo eso que nos hace falta” porque, simplemente, ese punto no existe. 


4. “Cuando encuentre a la persona especial seré feliz”


  ¿Cuántos de nosotros nos hemos pasado casi una vida pensando que sólo seríamos felices al encontrar a esa persona especial? 

  Cierto que el amor es el mejor sentimiento del mundo y el que más nos completa. Pero, una mirada tan fílmica y dramática de la vida no puede resultar en nada bueno.

   Lo cierto es que debemos aprender a valorarnos y entender que ya tenemos todo lo que nos hace falta para ser felices.

  Luego, sólo queda estar receptivos para encontrar a esa persona que nos hará sentir aún más especiales. Pero es preciso entenderlo, la felicidad surge y se crea dentro nuestro.

  Si crees que esta información le puede ser útil a otras personas nos encantaría que la compartas.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.