"Carta de Pipo Pescador" en respuesta a los insultos de un periodista, ¡para aplaudir de pie!

Cuando la insensatez humana de la mano del ego, pone al descubierto las sombras del acusador y enaltece al agredido.



  He sido duramente discriminado por mi edad (68) por un notero que me ha tratado de 'viejo choto que atrasa' refiriéndose a una nota que me estaban haciendo en el piso de un canal de televisión y le demoraba su participación desde la calle.

  No guardo rencor por el notero, que tampoco es ya tan niño, sino quiero dejar una reflexión a la sociedad en relación a la temática de la edad y a la histeria colectiva que nos domina respecto de ella.


  Yo salgo constantemente al extranjero y nunca he visto tan acentuada esa tendencia a desvalorizar o valorizar directamente a las personas por el tiempo que lleven en esta vida, como en nuestro país.

  La juventud o la vejez es una cuestión de perspectiva; veinte años no garantizan ni felicidad ni plenitud y setenta años no traen necesariamente decadencia e invalidez.

   Cuando el notero en cuestión tenga mi edad, espero que esté como estoy yo, lleno de proyectos con mis tangos, por publicar mis obras completas para niños, viajando y trabajando por mi felicidad y la de los otros. A Cocó Chanel le preguntaron cuántos años tenía y ella respondió: según el día.


  Siento que el notero es mayor que yo porque divide a la gente entre viejos y jóvenes seguramente y con esa aritmética se pierde un fulgurante desfile de artistas, científicos e intelectuales que para él son 'chotos' porque no tienen veinte años.

  Ser joven no es ninguna virtud y ser viejo ningún delito. Simplemente el tiempo pasa y la gente evoluciona o involuciona. Eso es una responsabilidad directa de las personas, no es una imposición de los años. 


 Sarah Bianchi, mi entrañable amiga, llevaba adelante su museo de títeres y dirigía las visitas guiadas de las escuelas con casi noventa y además lo hacía muy bien.

  Seremos mejores cuando podamos convivir en paz e intercambiar experiencias entre jóvenes y viejos para enriquecernos. Somos un poquito peores cuando tratamos de dañar al otro, culpándolo por haber nacido antes.

Pipo Pescador


 Pipo Pescador, es un cantautor, escritor y director de teatro argentino. Es uno de los precursores del género infantil en Argentina.  Sin lugar a dudas, Pipo, escribió algunas de las canciones infantiles más importantes y emblemáticas de la historia del género.


 Una generación ha crecido con las canciones y las obras de Pipo Pescador, siendo su período de mayor esplendor y éxito en las décadas del setenta y el ochenta.

  Ha recibido diversas distinciones a raíz de su aporte a la cultura, entre las que se destacan la de Hijo ilustre de Gualeguaychú, personalidad destacada de la cultura de la Ciudad de Buenos Aires, el Premio Konex al mérito infantil, Premio ACE, santa Clara de Asís, y su libro María Caracolito ha sido declarado de interés para la humanidad por la organización dependiente de Naciones Unidas, UNESCO, entre otros.


 Fuente https://www.quien.net/pipo-pescador.php
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.