5 pasos para entrenar el cerebro por Steve Jobs

¿Te has preguntado cómo podrías mejorar tus capacidades intelectuales buscando ser mucho más flexible o rápido a la hora de razonar? Esta es la gran pregunta de “¿estaré usando mi cerebro adecuadamente?” o ¿puede ser verdad que sea lenta a la hora de razonar?



  Y debemos saber que incluso los genios más desarrollados a veces tienen la misma situación. Hoy nos gustaría traerte como ejemplo de ello a Steve Jobs, el genio creativo que también sintió la necesidad de ejercitar y hacer funcionar aún más su cerebro.

  En una de sus entrevistas, Jobs narraba los efectos de la meditación a su biógrafo Walter Isaacson de la siguiente forma:


   “Si te sientas y sencillamente te observas a ti mismo verás lo inquieta que está tu mente. Cuando intentes tranquilizarla, la situación sólo se pondrá peor. Si al cabo de algún tiempo lo logras, se abrirán ante ti las cosas más sutiles. 

  Tu intuición se hará más aguda, tu visión será más clara y serás consciente de ti mismo en el tiempo, en ese momento específico, aquí y ahora. Tus pensamientos se harán más lentos, tu conciencia se ampliará y verás muchísimo más allá de lo que veías antes.”
 
  De todos los tipos de meditaciones que podemos emplear, la meditación de la conciencia plena era la elegida y usada por Jobs, teniendo origen en el budismo zen y el taoísmo. 

 En una de sus últimas entrevistas, Jobs compartió con Isaacson que hacía varios años que practicaba dicha meditación con los siguientes 5 pasos:


Paso 1

  Colócate sentado en la pose de flor de loto en tu lugar preferido, tranquilo, cómodo y en silencio.

  Para evitar problemas en la espalda por la tensión, puedes sentarte sobre una almohada. Y comienza a respirar de forma profunda…
 

Paso 2

  Mantén cerrados los ojos y escucha los pensamientos que lleguen a tu mente. Estos forman parte de lo que llamamos “Mente de mono“. No te preocupes porque éstos no te permitan del todo concentrarte. 

 Solo céntrate por ahora en observar cómo tu mente pasa de un pensamiento a otro y repite este ejercicio al día 5 minutos durante una semana.

“Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora.”
-John Lennon-


Paso 3

  Concéntrate en lo que llaman ”Mente de buey“, la parte de tu mente que piensa con tranquilidad y de forma lenta, centrándote en el mundo que la rodea. 

 Ésta solo pretende observar, escuchar y sentir, sin juzgar o entender el significado. La mente de buey te permite ser silencioso, paciente y detallista en el trabajo.

Paso 4

  El ir comenzando a ser consciente de tu “mente de buey” te permitirá pedirte a ti mismo ir dejando atrás el estado “mente de mono”. 

 Como ejemplo podemos tomar a Jeffrey James, quien usaba la siguiente técnica que le ayudaba para este ejercicio: imaginaba a un buey que iba tranquilamente por un camino y el mono, mientras tanto se quedaba dormido.


  No te preocupes si de vez en cuando el mono comienza a “hacer de las suyas”, es algo normal que forma parte del proceso... Poco a poco irá desapareciendo y permitiéndote centrarte mucho más en el estado “mente de buey”.

 

Paso 5

  A medida que vas consiguiendo calmar tu mente de mono, busca centrarte en tu mente de buey ayudando que tu respiración vaya de manera más lenta.

  Tus sentidos se agudizarán y conectarás más con tu entorno, las sensaciones. Si abres los ojos percibirás que el mundo a tu alrededor lo recibes diferente y posiblemente algo extraño. Estas comenzando a vivir el “aquí y ahora” de forma verdadera con tu esencia.

  Este último estado es el que se pretende conseguir por medio de estos ejercicios. Pero para ello necesitarás un tiempo.


  De manera paulatina irás aumentando la duración de esta última sensación conseguida de paz y plenitud, sin percatarte casi del uso del tiempo. Y recuerda, la  meditación de la conciencia plena te permite:

“Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.”
-Proverbio árabe-


Fuente: Paula Díaz para La mente es maravillosa
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.