7 cosas que las mujeres solitarias entenderán perfectamente

Estar rodeada de gente te agota. No es que no te guste estar con tus amigos o asistir a fiestas y reuniones de vez en cuando, pero la verdad es que prefieres la tranquilidad y el silencio. De hecho, cuando te cancelan los planes eres la más feliz.




  Cuando estás con otros sientes que no eres tú misma. Cuando estás sola eres tu versión más auténtica y cuando estás con otros sientes que tienes que “comportarte” y dejas de ser tú misma. 

 No es que actúes diferente o trates de ser alguien que no eres, es solo que sabes que tienes que tener ciertos límites.



 Si no es para decir algo importante, prefieres el silencio. Si eres una mujer solitaria probablemente no entiendas a esas personas que hablan hasta por los codos.

  Para ti el silencio es valioso, demuestra, entre otras cosas, inteligencia. Saber estar callado cuando no se tiene nada importante que decir es una cualidad que aprecias en una persona.

  Prefieres un buen libro a una buena compañía. Claro que hay días en los que tienes ganas de socializar. Pero la mayoría de los días, si te preguntan si prefieres tener un buen libro o una buena compañía, te inclinarás sin dudarlo por la primera opción.

 Tienes un lugar especial para desconectarte de todo. Las personas solitarias somos animales de costumbres también, después de todo. 


  Y aunque nuestras costumbres no incluyan socializar con otros seres humanos, sí solemos tener un lugar favorito donde nos gusta estar solas.

  No te asusta emprender aventuras en soledad. Sabes lo que es cenar sola, ir al cine sola, salir de vacaciones sola y, si eres de las más valientes, quizás hasta ir de campamento sola. Así que, ¿por qué tanto escándalo acerca de con quién ir a la boda de tu hermano? ¡Irás sola!

  Puedes tirar las reglas de etiqueta por la ventana. ¿No tienes ganas de peinarte hoy? Perfecto. Y a nadie tampoco le importa si quieres deambular por la casa en ropa interior todo el día.

  ¡Porque puedes tirar las reglas de etiqueta por la ventana!



Fuente: Corazón
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.