La carta de amor que se volvió viral más de medio siglo después

En 1952, Italo Severini le escribió una increíble carta de amor a Rosa Martínez; ayer, su nieto la compartió por Twitter


    1952, Italo Severini le escribió una carta de amor a Rosa Martínez. En ella, Italo llama "estimada señorita" a Rosa, le pide "disculpas" por lo que le va a decir, y se declara: "Hace ya un tiempo tengo pensado en escribirle para decirle de mis simpatías por usted".     La carta fue un éxito, porque Italo y Rosa se casaron, estuvieron juntos 45 años, y tuvieron cuatro hijos.

También te gustará: La verdadera historia de la carta de Einstein para su hija


   El lunes pasado, el día en que Rosa cumpliría 86 años, su nieto publicó el texto completo en Twitter. La carta se viralizó en pocas horas. "Me llamo Italo por mi abuelo y la verdad que es un honor gigante. Probablemente el tipo que más me influyó en mi vida", dijo Italo Severino, de 28 años, y publicó el texto:



Estimada señorita,

Por medio de la presente me dirijo a usted pidiéndole tenga la bondad en disculparme por lo que le voy a decir.

Hace ya un tiempo tengo pensado en escribirle para decirle de mis simpatías por usted. Simpatías que me gustaría convertir en algo si usted lo deseara, pues tengo interés en formalizar un hogar y mis deseos serían hacerlo con una chica como usted.

Si le parece bien le agradeceré me conteste esta carta diciéndome si está conforme en iniciar unas relaciones conmigo, escribiéndome primero para después vernos, así formalizaríamos personalmente una cosa concreta.

Espero tenga la gentileza de contestarme a la brevedad.

Sin más, saludo a usted y familia,

Italo Severini



Sigue leyendo también: Carta a una señorita en París [Cuento completo] Julio Cortázar

   “Mi abuelo nació en Argentina, en realidad nació en el barco en aguas argentinas, mientras su familia italiana se escapaba de la guerra en Europa. Se instalaron en Cipoletti donde años más tarde conocería a mi abuela. Se enamoró y para conquistarla le escribió esta carta. Era la manera de encarar en esa época en las provincias”, cuenta Italo, el joven de 28 años se llama igual que su abuelo.

   Italo cuenta ahora que su abuela Rosa no sabía escribir bien y que la respuesta la redactó una hermana de ella, aunque con las palabras exactas que la mujer le decía: “Esa respuesta nunca la encontramos, pero sabemos que existe”, dice quien jamás escribió una carta: “Lo único que hago es escribir recetas médicas porque soy pediatra”.
 Esta carta le ganó al tiempo, como para demostrar que el amor puede durar para toda la vida.

Y no te pierdas: CARTA DE AMOR de FRIDA KAHLO A DIEGO RIVERA




Fjuente: Clarín / La Nación
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.