Kakeibo, el método japonés para ahorrar que está de moda

El viejo sistema de anotar los gastos en una libretita, que pone el foco en la conciencia, gana cada día más adeptos y promete un ahorro de hasta un 35%.


  



  Corren tiempos de sueldos bajos y precios altos: conseguir ahorrar algo de dinero a fin de mes resulta casi imposible, pero no por ello dejamos de intentarlo.

Los principales errores a la hora de ahorrar


   Ahorrar no es fácil, porque no basta con proponérselo. “El error principal que cometemos es que queremos ahorrar a final de mes“.

   “Cuando nos ingresan la paga, vamos sumando gastos durante todo el mes. Y lo que nos queda al final, lo ahorramos. Este método está condenado al fracaso, porque, como todos sabemos, a final de mes lo que nos queda en el bolsillo es cero”.


   Después del furor por los sistemas japoneses para mantener el orden en la casa ("Hola, Marie Kondo"), ahora le llega el turno al arte ancestral japonés de hacer rendir el dinero. 

  Se trata de Kakeibo, un método que fue popularizado en 1904 por Hani Motoko, la primera mujer periodista japonesa, y que no es otra cosa que un simple sistema para administrar los ingresos del hogar que usaban las amas de casa niponas un siglo atrás. ¿La clave de su éxito?


  Su espíritu ligado al mindfulness, que contempla pensar con tranquilidad los gastos que queremos hacer a futuro, tomar conciencia de las cosas en las que se nos va la plata y observar los cambios que necesitamos hacer para tener capacidad de ahorro.

  El revival viene de la mano del autor Fumiko Chiba, quien escribió una guía para aplicar el sistema en occidente -que también funciona como cuadernito para anotar los gastos-, ayudando a los lectores a ahorrar incluso cuando tienen ingresos escasos.

  En Japón es un sistema ampliamente conocido y las libretas para aplicarlo (sin tanta explicación como en el libro) se encuentran por todos lados.


¿CÓMO FUNCIONA?

  
  Lo primero que tienes que hacer es calcular cuánto dinero tienes disponible, descontando tus gastos fijos (facturas, alquiler, etc.) de tus ingresos mensuales.

  Después llega el momento de establecer tu objetivo de ahorro. Una vez que lo tengas definido, separa el monto del resto de tu dinero.



 El tercer paso es arrancar con un diario de gastos, en el que vayas anotando todos tus movimientos de dinero. Es importante que dividas los gastos en distintas categorías, para identificar rápidamente a qué corresponde cada una.

  Vas a ver que a medida que pasen los días, vas a poder identificar con bastante facilidad cuáles son las áreas en las que la plata se te "evapora" más rápidamente.



  Al final de cada mes llega el momento del balance, en el que puedes medir tus progresos, tomar conciencia de tus hábitos de consumo y así elegir hacer los cambios necesarios para que tu economía pase del rojo al verde esmeralda. 

 El método también invita a hacer una revisión anual para tomar decisiones de cara al año que tenemos por delante.


No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.