Psicólogos de Harvard revelan que los padres que educan a niños “buenos” hacen estas 5 cosas

En esta era de tecnología, encontramos que criar a los niños es algo diferente de aquellos tiempos antes del iPhone, ordenadores y tablets, Internet, y el resto de increíbles gadgets que consumimos.




  Antes los niños jugaban afuera, daban patadas a una pelota a través de un campo o jugaban con cartas en lugar de perseguir a Pokemon en una pantalla.

  Los niños jugaban afuera hasta que se encendían las luces de las calles, momento que sabían que tenían que entrar al interior. 

 Hoy en día estamos criando a los niños de forma muy diferente de cómo lo hacíamos hace veinte o treinta años. Tal vez es hora de volver a lo básico.

  Este es un mundo nuevo. A los niños nacidos en este tiempo automáticamente se les da gadgets para entretenerlos.  



 Pero, ¿qué nos falta? 

 Psicólogos de la Universidad de Harvard han estado estudiando lo que hace que un niño esté bien ajustado en estos tiempos cambiantes. Y han llegado a la conclusión de que hay varios elementos que siguen siendo muy básicos.


AQUÍ ESTÁN 5 SECRETOS PARA CRIAR A UN BUEN CHICO, DE ACUERDO CON PSICÓLOGOS DE HARVARD:


1. PASE TIEMPO CON SUS HIJOS.

  Es una sugerencia simple. Pero, estamos viviendo tiempos difíciles en los que pasamos 24 horas al día, 7 días a la semana con tecnología, trabajo, y el continuo bombardeo de nuestras vidas ocupadas que tratan de mantenerse a flote.

  No sólo son los medios de comunicación social – las noticias, los mensajes de correo electrónico, los mensajes entre móviles, o la fluctuación de estar de guardia en todo momento por las tensiones de nuestras relaciones. 

 Nos hemos acostumbrado a la adicción de poner todo de nosotros en la tecnología. Es más fácil dar a un niño un tablet o una consola Xbox para mantenerlos ocupados.

  Pasar tiempo con sus hijos significa dejar todo a un lado y leer un libro, jugar con la pelota, ir de excursión, o simplemente jugar a un juego de cartas pasado de moda. 

 En términos más simples, significa que usted debe interactuar con su niño persona-a-persona. Estas son las cosas que recordarán. Se olvidarán de lo que le compró. Sólo quieren pasar tiempo de calidad con su gente.


2. HABLE EN VOZ ALTA A SUS HIJOS.

  Según los investigadores de Harvard: “aunque la mayoría de los padres y cuidadores dicen que sus hijos son una prioridad, a menudo los niños no están escuchando ese mensaje“.

  Esto significa que tiene que dedicar tiempo para averiguar qué está pasando en la vida de su hijo. Consulte con los maestros, entrenadores, tutores y otros cuidadores. Averigüe si hay un cambio en el comportamiento. 

 Permita que su hijo se sienta cómodo para venir y hablar con usted. Su hijo necesita oír que él/ella es la prioridad en su vida. No es suficiente mostrarlo dándoles cosas, manteniéndolos a salvo o alimentándolos.

  Los niños necesitan reconocimiento mediante palabras. Las palabras son importantes. Invítelos a sentarse y compartir sus historias sobre la escuela, sus tareas, los amigos, etc.


3. MUESTRE A SU HIJO(A) CÓMO RESOLVER PROBLEMAS SIN ENFATIZAR EL RESULTADO.

  Uno de los regalos más grandes que usted puede dar a su niño es la capacidad de analizar y solucionar problemas. Confíe en su hijo para decidir por sí mismo lo que quiere. Usted no puede resolver sus problemas todo el tiempo.

  Es saludable permitirles experimentar la vida a través de sus propias perspectivas. El logro es importante y, al permitirles determinar lo que quieren, estará dándoles conciencia.



   Deseará ayudar a que su hijo se convierta en un adulto productivo. Permítale que venga a usted y comparta sus problemas y guíelos para que hagan las mejores elecciones posibles. Como padre es difícil dar un paso atrás y ver a su hijo cometer un error. 

 Pero al igual que le sucedió a usted, es parte del aprendizaje y parte de la evolución de nuestra humanidad. Quiere que sean felices por lo que han hecho, y no sólo sentirte feliz por ser padre.


  Rick Weissbourd, quien dirigió el estudio, dice: “Estamos muy concentrados en la felicidad de nuestro hijo. No me sorprendió que la felicidad se clasificara como la más alta, pero me sorprendió que el logro se clasificara tan alto.” 


 ¿Estamos empujando a nuestros hijos a centrarse sólo en el éxito? “La presión del logro puede tener un montón de resultados negativos“, dice Weissbourd, que es codirector del proyecto Making Caring Common. “Me preocupa que eso haga a los niños menos felices“.


4. MUÉSTRELE A SU HIJO(A) GRATITUD DE FORMA REGULAR.

  Los investigadores afirman que “los estudios demuestran que las personas que se involucran en el hábito de expresar la gratitud son más propensos a ser útiles, generosos y compasivos, y también son más propensos a ser felices y saludables.”

  Los padres deben dar a sus hijos tareas y luego expresar lo agradecidos que están por sus logros. Es importante que los niños vean que la gratitud es un don extraordinario. Cada vez que hacen algo, honrarlos y reconocerlos por su desempeño. 


 Los psicólogos de Harvard encontraron que los padres están alabando solamente “actos infrecuentes de bondad”.

  Como padres, nuestros deberes son enseñar a nuestros niños a ser empáticos y compasivos con los demás. Los niños aprenden con el ejemplo. Llévelos a un refugio para personas sin hogar. 

  Expongálos junto a otros que no están en la misma clase social. Permítales ser testigos de lo afortunados que son de tener lo que tienen en casa. Sea abierto con ellos. Sea agradecido por los pequeños actos que realizan que no tienen nada que ver con la escuela o el trabajo. 

 Ayudar a los demás no es sólo darles la oportunidad de ser adultos increíbles, sino eliminar el prejuicio de la intolerancia y las diferencias. Todo comienza en casa.


5. ENSEÑE A SUS HIJOS A TENER UNA PERSPECTIVA MÁS AMPLIA.

  Esto se remonta a mostrarles gratitud. Deje que su hijo experimente el mundo a través de su compasión. Los investigadores dicen que “casi todos los niños simpatizan y se preocupan por un pequeño círculo de familiares y amigos“.

 

   Enseñe a su hijo a ser un buen oyente, a interactuar sin el uso de la tecnología, a ser empático con otras personas fuera de su familia, y a no juzgar a ninguna persona en base a su religión o nacionalidad.

  Estamos en momentos cruciales de la evolución humana, y esta nueva generación tiene la capacidad de ser grande y cambiar nuestro mundo. Exponer a su hijo a diferentes culturas ayuda a desarrollar una persona cariñosa, amable y feliz.

  Usted es responsable de traer almas amorosas. Ayúdelos a navegar por este mundo a través de la compasión, el amor y la bondad.

  “Criar un niño cariñoso, respetuoso, ético es y siempre ha sido un trabajo duro. Pero es algo que todos nosotros podemos hacer. Ningún trabajo es más importante ni más gratificante“.

Si le ha parecido interesante este artículo, por favor, COMPÁRTALO con sus amigos y déjenos un comentario. ¡Gracias!


Fuente: Conocerme más y Power of positivity

1 comentario:

  1. Parece todo obvio, sin embargo, muchos adultos no lo hacen así porque ellos mismos no lo ven así... Espero que algún día todos seamos bondadosos

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.