No obligues o dejes que tu hija bese a todo el mundo. Un interesante texto para pensar y reflexionar

“¡Saluda a tu tía! ¡Dale un beso al abuelo, no seas mal educada!” 

¿Cuántas veces escuchamos esa frase cuando niños y nos vimos obligados a cumplir las órdenes de mamá muy a nuestro pesar? ¿Por qué entonces obligamos a nuestros propios niños a algo similar?



  Desde pequeños, tratamos de darle la mejor educación a nuestros hijos, enseñándoles lo que es correcto y lo que no lo es. Algo que muchas veces suele suceder y que tratamos de corregir en los niños es el saludo.

 Cuando nos visita un familiar o un amigo, siempre lo recibimos amablemente. Sin embargo, hay ocasiones en la que los niños no quieren saludar a la visita y los obligamos a hacerlo.

  No obstante, en la internet anda circulando una campaña que te hará reflexionar si es correcto o no obligarlos. La campaña se titula “No soy dueña del cuerpo de mi hija” publicada por Kattie Hetter. 

  Esta productora y escritora de la internacional cadena noticiera CNN recomienda a los padres a no obligar a sus hijos a tener contacto físico con una persona si no quieren hacerlo.

  “Quisiera que abrases a tu abuela, pero no es tu obligación hacerlo” dice Kattie a su hija. Y es que las muestras de cariño de beberían ser impuestas en los niños por obligación. “No debe abrazar o besar a alguien solo porque se lo pida. Los niños también tienen su instinto y si no quieren tocar a alguien, no los voy a ignorar. Su cuerpo es de ella” añadió Hettler en el artículo.

  Recientemente A Mighty Girl compartió una foto de campaña con el siguiente mensaje:


  Irene van der Zande es cofundadora y directora ejecutiva de Kidpower Teenpower Fullpower International (Poder total de niños y adolescentes); sobre este tema ella comentaba para CNN:

 “Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos”.

  Y es que es verdad, el obligar a los niños a dar un beso o un abrazo cuando ellos no lo quieren los deja vulnerables a los pederastas, la mayoría de los cuales son personas conocidas a decir de Ursula Wagner, que es una especialista en Salud Mental.

  El no obligar a los niños no quiere decir que sean malcriados o que no saluden, bien pueden hacerlo estrechando la mano o chocándolas.

 Vinka Jakson es autora del libro para niños: 


  “Mi cuerpo es un regalo”, y en una conversión   con BiobioChile aseguraba que “…no es recomendable en lo absoluto, que los grandes entreguemos el mensaje de que podemos obligar o forzar la relación física de los niños”, no quiere decir que propicie el abuso necesariamente, sino que les estamos dando a entender que no tienen derechos y libertad de elección, que tienen que someterse a los demás. 

 Esto a la larga crea jóvenes y adultos que se dejan ser víctimas de bullying o que se acuestan con alguien solo para mantenerlo feliz.


  Respetemos a nuestros pequeños y sus decisiones sobre su propio cuerpo, es importante una guía firme y clara, por supuesto, pero hay que recordar que ellos son personas independientes y que no podemos obligarlos a hacer algo que no quieren y que es perjudicial para ellos.

¿Tú que opinas sobre este tema?


  ¿Dejas que tus niños saluden de beso o abrazo cuando ellos lo quieren o les obligas a hacerlo?

  Ayúdanos a compartir a más personas el mensaje.


No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.