10 curiosidades sobre Julio Cortázar y su obra

 En la década de 1960, Julio Cortázar se convirtió en una de las principales figuras del llamado «boom» de la literatura hispanoamericana y disfrutó del reconocimiento internacional. 



 Su viaje a la Cuba de Fidel Castro en 1962 constituyó una experiencia decisiva en su vida y el detonante de un radical cambio de actitud que influiría profundamente en su vida y en su obra: el intelectual introvertido que había sido hasta entonces devendrá activista político. 

 Merced a su concienciación social y política, en 1970 se desplazó a Chile para asistir a la ceremonia de toma de posesión como presidente de Salvador Allende 
 
 Más de 100 años han pasado desde la fecha de nacimiento de este gran autor que creó una forma diferente de escribir y al que admiramos profundamente.

1. "Bestiario" no fue el primer libro publicado de Córtazar


  En realidad el primer libro impreso del escritor fue "Presencia", un libro de poemas editado en 1938 que firmó con el seúdonimo Julio Denis.

  A pesar de ser más conocido por su narrativa y sus cuentos, el escritor se sentía poeta. Constancia de ello deja con su poema "Los Reyes", sus libros "Pameos y meopas" o "Salvo el crepúsculo" y sus múltiples colaboraciones en revistas de poesía con prosas como "Un tal Lucas" o "Último round".


2. Comenzó a escribir a los 8 años de edad


  Su madre guardaba su primera novela, "a pesar de mis desesperadas tentativas por quemarla" manifestaba el escritor.

  Incluso un familiar, ante la magnitud de su lírica con tan corta edad, argumentaba que esos poemas no podían ser suyos.


3. Le fascinaba el jazz


  Muchos de sus escritos reflejan su pasión por este género musical. Es el caso del cuento "El perseguidor" o de "Rayuela" donde menciona a grandes figuras como Parker, Louis Armstrong, Bessie Smith o Monk.


4. Otra de sus grandes aficiones era el boxeo


  Incluso durante un tiempo llegó a ser comentarista en el cuadrilátero, pero su emoción ante el ring era tal que no se le entendía bien lo que decía.
 
  En "La vuelta al mundo" y el cuento "La noche de mantequilla" deja constancia de su interés por esta disciplina. En este último narra una pelea en París entre Carlos Monzón y “Mantequilla” Nápoles de la que Córtazar fue testigo.


5. Nació en Bruselas por casualidad


  Su padre era funcionario de la embajada de Argentina en Bélgica.

  Hasta los 4 años residieron en Europa, lo que hizo que pronunciara de por vida la letra "r" con un sonido gutural, como los franceses.

  Después regresó con su familia a Argentina.


6. Se deleitaba escribiendo cartas


  Más de 1000 misivas intercambiadas entre amigos repartidos por diferentes países del mundo fueron recopiladas en cinco volúmenes por Aurora Bernárdez, su primera mujer.

  Especial peso tiene la correspondencia que mantuvo con la poeta argentina Alejandra Pizarnik, quien puso fin a su vida mediante un suicidio.

  También es significativo el intercambio epistolar entre Cortázar, Carol Dunlop (su segunda mujer) y la que fuera su traductora al serbocroata, Silvia Monrós-Stojakovic. En él queda constancia del desolador momento que supuso la enfermedad y posterior muerte de Dunlop.


7. Era alérgico al ajo


  Es probable que esto tuviera que ver con su simpatía por las historias de vampiros por ser uno de los grandes protectores contra estas criaturas.


8. La biblioteca de Julio Cortázar está en Madrid


  En 1993, su viuda, Aurora Bernárdez donó a la Fundación March los tomos que el escritor almacenó a lo largo de su vida.

  Un total de 2786 ejemplares entre los que se encuentran los libros que le acompañaron desde su juventud, pero también joyas literarias que fue adquiriendo en las librerías a la orilla del Sena o ejemplares firmados por Octavio Paz o Pablo Neruda.


9. La Maga de "Rayuela", existió de verdad


  El libro rompió las reglas de la estructura y es considerada una de las primeras obras surrealistas de la literatura latinoamericana.

  La Maga, protagonista de "Rayuela", fue real. Su nombre era Edith Aron y era amiga de Aurora. Ambos trabajaron juntos en las tiendas Printemps en París, donde estrecharon su amistad.


10. El título inicial de "Rayuela" era "Mandala"


  Pero finalmente el símbolo hindú le resultó pretencioso y eligió el nombre de "Rayuela" por el entretenimiento infantil.

  Cortázar establecía un paralelismo entre este juego con el desarrollo de la vida. Al fin y al cabo, ¿qué es "Rayuela"?, más que un juego en el que cada lector elige su método de lectura.


  El juego de la rayuela ha sobrevivido al paso de los años y a día de hoy los niños del mundo entero disfrutan con esos sencillos trazos de tiza en el suelo para los que tan solo es necesario una piedra, una tiza y una superficie sobre la que dibujar.

  Nos encanta este juego porque además de divertido, permite que los pequeños de la casa aprendan los números, mientras trabajan la memoria y mejoran el equilibrio y la coordinación.

1 comentario:

  1. Rayuela me abrió un nuevo mundo que exploré desde ese tiempo Hasta hoy.

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.