¿CÓMO RESPONDER INTELIGENTEMENTE A ARGUMENTOS TONTOS?

Una discusión, lejos de ser algo negativo, es una excelente oportunidad de expresar y analizar distintos puntos de vista que puede enriquecer a todas las partes involucradas pero, ¿qué pasa cuando la argumentación de nuestro interlocutor carece de lógica?  




  Sí, el diálogo puede pasar de ser racional a completamente irracional en un parpadeo.

  Lo mejor que podemos hacer en una situación como esta es alejarnos, ignorando los ataques personales y las provocaciones a la vez que dejamos sin palabras a nuestro interlocutor; es por eso que te presento estas respuestas inteligentes que le pondrán un alto a 10 argumentos que carecen de toda razón. 



1. Siento pena por ti.


  Este argumento no sólo se desvía del tema del debate, sino que busca descalificarte por el simple hecho de no estar de acuerdo con tu interlocutor; debes de tener muy claro que no debes avergonzarte por mantener una postura distinta ante un tema o una situación, así no te afectarán en lo más mínimo estas palabras y podrás responder con toda serenidad:

  “Yo no siento nada por ti”. 

Con esta sencilla frase puedes retirarte, dejando a esa persona sufrir tu indiferencia.



2. Antes eras cool/ chevere/ guay. 


  Tu interlocutor quedará en evidencia al pronunciar estas palabras, pues declara que ha estado al pendiente de lo que haces y/o dices desde hace tiempo; he aquí como usarlo a tu favor: 

  “Y sin embargo, regresas a verme / y sin embargo, aquí estás”.

  No es que aceptes que antes eras bueno y no lo eres más, sino que cuestionas a tu interlocutor sobre sus motivos para mostrar interés en ti a pesar de que (supuestamente) ya no lo vales.


3. Debería darte vergüenza.


  De ninguna manera debes tomar en cuenta este pobre argumento, pues su único propósito es etiquetar lo que has dicho o hecho como algo repudiable haciendo uso de una falacia. El hecho de no compartir la opinión de tu interlocutor no hace menos validas tus palabras ni tus acciones y lo puedes puntualizar de la siguiente manera:

 ”La expresión propia no debe ser motivo de vergüenza”.

  Al dar una respuesta impersonal tienes menos probabilidades de que la persona continúe su ataque hacia a ti; si quieres ser más directo y demostrarle a esa persona el error en el que está al tratar de avergonzarte por tu postura o tus acciones, puedes complementar tu respuesta así:

  “Vergüenza es quedarse callado y atacar a quien ejerce su derecho a expresarse”.

  Puede que después de esto puedan retomar el diálogo de manera racional y si no es así, ya sabes que hacer. 


4. ¡No seas tonto/a!


  En cualquiera de sus variantes, esto no puede ser tomado como un argumento serio (tal vez, ni siquiera como un argumento) pues no es más que un insulto que busca provocarte, así que en lugar de caer en el juego de aquella persona, responde algo como esto:

“Tienes razón, a veces cometo tonterías; por ejemplo, atender ciertos comentarios. Te prometo que no volverá a ocurrir”.

  Habiendo dicho esto, dedícale un profundo silencio y una última mirada a tu interlocutor mientras le consume el hecho de que no hayas caído en su provocación.


5. Eres un mentiroso/a.


  Bastante parecido al argumento anterior, esto no es más que una falacia, pues tu interlocutor da por hecho que todo lo que digas es una mera invención sin dar una prueba que lo respalde, así que lo mejor es contestar algo así:

“Es verdad, todo lo que digo es una mentira”.

 Esto se conoce como la "paradoja de Pinocho". Puedes agregar una sonrisa sarcástica y esperar la reacción de la persona ante semejante respuesta paradójica. 


6. Infórmate mejor antes de hablar.


  La intención de la persona al decir esto es dejarte fuera de la discusión etiquetándote como ignorante. Como lo hemos visto ya, lo mejor es no perder el control, aceptando que no somos perfectos y que, sin embargo, podemos debatir sin recurrir a falacias y/o insultos de la siguiente manera:

“Todos los días se aprende de alguien, incluso a juzgar sin argumentos”.

  Al dar esta respuesta dejarás en evidencia a tu interlocutor que busca nada más que atacarte dejando de lado la línea de argumentación principal.


7. No puedes opinar porque no eres un experto/a.


  Este argumento, aunque pueda parecer sólido, no lo es en realidad. Si bien es cierto que un experto puede opinar mejor en una cierta materia, todos tenemos nociones sobre diversos temas (por muy básicas que sean) y, sobre todo, libertad de expresión. Una respuesta cortés e inteligente podría ser:

“No hay que ser gallina para hablar de huevos”

Simple, clara y tajante. 



8. Si no vives aquí no puedes opinar.


  Con algunas variantes, este argumento es semejante al anterior: una falacia. No hay mucho que decir, simplemente debes dar una respuesta tajante que puntualice tu derecho a opinar, tal como la siguiente:

Tienes razón. Ahora le comunico a la NASA que deben dejar de hablar de Marte porque no son marcianos”.

¿Mencioné ya que agregar algo de ironía no está de más?


9. Te voy a dar dislike, unfollow…


Sí, tal parece que esto es todo un tema serio hoy en día…


Pero la realidad es que no todos somos una drama queen que hará una escena de esto, así que una buena respuesta a estos pobres argumentos es:

Hazlo, pero después no te sientas sólo”.

  Con esto logras puntualizar la ridícula importancia que la persona le otorga a una opción virtual, además de dejar en claro que respetas su derecho a opinar y a dar me gusta.

10. …


  Este último aplica en las redes sociales; sí, aquel sitio donde se desatan las batallas más épicas en la actualidad, en el que la ortografía es como el mismísimo Salto Grial. 

 Para empezar, no deberías dar demasiada importancia a los comentarios en estas plataformas, pero si te vez en la necesidad de responder, puedes hacerlo como te presento a continuación:

“Me encantaría discutir contigo, pero tu ortografía me impide entender tu idioma”.

 Sin verdaderos argumentos no puede haber una discusión, y si vas a leerlos de semejante manera, es mejor dedicar tu tiempo a algo que sea por lo menos un poco enriquecedor.


¿Conoces algún otro argumento a los insultos sin razón? No dejes de compartirlo y dejar tu opinión.


No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.