¿QUÉ TIPO DE LECTOR ERES? ¡AVERÍGUALO!

¿Eres un lector promiscuo o monógamo? ¿O tal vez eres de los cascarrabias? ¿Eres bibliófilo o todoterreno? 

Quizás seas de los ocupados o de los altruistas. Puede que, incluso, seas de los somnolientos... Sólo esperamos que no pertenezcas al grupo de los anti-lectores, eso sería una auténtica lástima.




He aquí la guía de diagnóstico que han elaborado en The Atlantic para ayudarnos a descubrir el tipo de lector que llevamos dentro: 

LEE TAMBIÉN: 30 REGALOS GENIALES PARA LOS AMANTES DE LA LECTURA

Lector polígamo o promiscuo

  Generalmente, lees varios libros a la vez. Tampoco te avergüenza admitir que, en más de una ocasión, has dejado alguno a medias porque, a pesar de que lo intentaste, no consiguió llegar a engancharte, lo que impedía que disfrutases realmente de la lectura. 




¡HAZ ESTE TEST PARA AVERIGUARLO ¿QUÉ TIPO DE LECTOR ERES?!


Lector monógamo o cronológico


   Eres completamente lo opuesto al lector promiscuo. Compras o tomas prestado un libro y, hasta que no terminas de leerlo, no vuelves a la librería o a la biblioteca a por otro. Únicamente te atreves a abandonar una lectura si existe un motivo lo suficientemente fuerte o consistente, y, no obstante, siempre lo haces con remordimiento. Por otro lado, respetando tu condición de "no más de un libro a la vez", disfrutas intercalando entre tus nuevas lecturas las relecturas de tus textos favoritos. 

Lector cascarrabias

   Eres exigente y voraz, y vas aún más allá que el lector monógamo. Aunque no te guste un libro, jamás lo dejas a la mitad, a pesar de que lo detestes u opines que el autor no puede unir dos frases con sentido. En más de una ocasión, has terminado, literalmente, lanzando algún ejemplar contra la pared -eso sí, siempre después de haber finalizado su lectura-. 



TAMBIÉN TE INTERESARÁ: ¡Mágicos marcadores de páginas que brillan en la oscuridad!

Lector ocupado

   Entrar a una librería es tu perdición -y aún más si es de segunda mano-: te gustan tanto los libros, que no puedes decantarte por un único ejemplar y siempre terminas comprando más de uno; pero, no obstante, esta es una adicción que no puedes evitar y, por consiguiente, acabas acumulando libros sobre tu mesilla, sobre tu escritorio o sobre tu estantería, donde pueden pasar un par de meses. Cuando, finalmente, consigues sacar tiempo para leerlos todos, lamentas haber tardado tanto en hacerlo, y más aún cuando, entre ellos, encuentras alguno que te fascina especialmente. 
  Por añadidura, también tienes un serio problema con las bibliotecas, ya que jamás consigues hacer las devoluciones a tiempo. 


Bibliófilo

  Amas los libros; pero, más allá de la lectura, disfrutas de ellos como objeto de culto, considerándolos una obra de arte. Su olor, sus colores, las páginas amarillentas... Sin duda alguna, eres un auténtico adicto a coleccionar facsímiles o ediciones raras y sueñas con crear una biblioteca ejemplar, que no tenga nada que envidiar a los museos o a las colecciones de libros antiguos que tanto te gusta visitar. 

Lector todoterreno o aniquilador

   No cabe duda de que desquiciarías a cualquier bibliófilo. No te importa demasiado leer en pantalla o en papel, para ti lo verdaderamente importante es llevar tus lecturas a todas partes. Acostumbras a tomar notas, subrayar y dejar todo tipo de papeles en tus libros. Puede, incluso, que, por el ajetreo del ir y venir cargando con ellos, tengas más de uno con hojas sueltas o con la cubierta manchada o deteriorada. Eso sí, todo se debe al intenso amor que sientes por su contenido. 


LEE TAMBIÉN: EL LIBRO "ROMPECABEZAS", tendrás que resolverlo para poder pasar cada página

Lector altruista

  Te encanta leer, pero lo que te gusta más todavía es recomendar lecturas a otras personas. No lo niegues, que un amigo o familiar acuda a ti en busca de consejo literario te produce un placer inigualable. 



Lector somnoliento

  Tu momento favorito de lectura es antes de dormir. No obstante, no es raro que la comodidad de tu cama termine absorbiéndote y te cierre los párpados sin poder evitarlo, despertándote luego en la madrugada sólo para apagar la luz y cerrar el libro. 


Anti-lector

   Por lástima, no has descubierto la magia de la lectura, y, si perteneces a los casos más graves, puede que incluso te cueste recordar cuál fue el último libro que tuviste entre tus manos. 


Fuente: Planeta de libros México

No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.