TODOS LO QUE INTENTAN RESOLVERLO DAN CON LA RESPUESTA EQUIVOCADA, DEBES PRESTAR ATENCIÓN

La solución a esta ecuación está desvelando a más de una persona, aunque es bastante sencilla, sólo debes prestar atención. Hasta se puede decir que es tan sencillo que muchas personas suman de manera incorrecta y creen estar en lo cierto, cuando no es así. ¿Tú eres capaz de resolverlo?



¡COMPARTE ESTE RETO CON TUS AMIGOS!Abajo está la respuesta.



 

   La respuesta es 30, porque primero debes resolver son las partes de multiplicación y entonces quedaría algo así al sumar los primeros números:

1 + 1 + 1 + (1 x 0) + 11 + 1 + 1 + 1 + 1 + 11 + (1 x 0) + 1

= 3 + 0 + 26 + 0 + 1

= 30

¿Habías acertado? ¡Comparte el problema y pon a prueba a tus amigos!






4 comentarios:

  1. Pues , creo que está mal la formulación dado que para que salga la solución que proponen ,deben poner los paréntesis ... en el enunciado ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es... sin parentesis es una operacion de suma y multiplicacion simple....

      Eliminar
    2. La verdad muchos nunca aceptaran la respuesta correcta, yo soy ingeniero y el resultado es 30, con o sin parentesis.

      Existe algo llamado Jerarquia de las Operaciones, siempre se hacen primero se hace lo que esta entre parentesis, despues las potencias, despues multiplicaciones y divisiones, y por ultimo sumas y restas. En sudamerica lo llaman PAPOMUDAS por la inicial del nombre de cada operacion.

      En la pagina no dice que debe llevar parentesis, dice que es como verlo con parentesis, primero multiplicas 1 x 0 = 0 y despues sumas el 0, le guste a quien le guste, incluso pueden meterlo en una calculadora cientifica y se los resolvera asi.

      Eliminar
  2. Aunque es correcto, creo que deberian dar mas informacion del porque se hace asi, explicar que existe la Jerarquia de Operaciones, dar enlaces donde pueden revisar mas informacion sobre eso, la gente terca simplemente no lo aceptara, aunque la respuesta si es 30.

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.