SEGÚN COELHO LA PIRATERÍA DE LIBROS ES UNA MEDALLA PARA CUALQUIER ESCRITOR

Paulo Coelho es uno de los personajes más controvertidos de la literatura. Odiado por legiones y venerado por no menores multitudes, tiene un pasado de lo más curioso y un presente que deja una estela de polémicas tras cada uno de sus comentarios o apariciones.

...

  Y si el mediático escritor viene a defender la piratería de libros, prepárense para el abordaje (y una carnicería) damas y caballeros. Porque si no el público en general, los que de seguro querrán ver a Paulo caminando por la tabla hacia un mar repleto de tiburones, serán los editores y otros de sus colegas autores.

Y es que en lo que respecta al asunto de la piratería de libros, Coelho es uno de los pocos escritores que al parecer no tienen problemas con ver sus libros circular por el mundo virtual. Lo que es más, no tiene inconvenientes ni siquiera con la piratería de papel de los libros en toda regla.
...
  Coelho lo ha expresado directamente al publicar varios tuits en los que decía: "Algunos llaman a esto piratería. Yo lo llamo una medalla para cualquier escritor que comprende que no hay mejor recompensa que ser leído". A este comentario añadía la imagen de un chico vendiendo copias ilegales de sus libros por la calle.

  Paulo Coelho lleva bastante tiempo promoviendo la idea  de que cuanta más gente "piratee" un libro, tanto mejor. Incluso, llegó a compartir sus propios libros en formato electrónico para que cualquiera pudiera tener acceso a ellos. Y contrariamente a lo que podría esperarse, esto no hizo menguar sus ventas ni mucho menos.  
...

¿Esto significa que la piratería no influye en el mercado? 

  Pues no necesariamente. Lo que puede ocurrir es que una vez que se llega al nivel de ventas de Coelho, que llegó a este punto cuando la piratería electrónica no existía, el impacto que puede tener en esta instancia es insignificante. Distinta sería su opinión, quizás, si el nivel de sus ventas fuera mucho más bajo.   

  Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cuestiones que dan la razón a la opinión del autor brasilero. Por una parte, no son los autores quienes más padecen la piratería de libros, sino las editoriales. Y es que muchos contratos de autoría dejan en evidencia una usura que relega el rol de los escritores, y sobre todo si no son reconocidos, a recibir apenas unas monedas por ver a sus libros en el mercado. En ocasiones sólo ven un 30, un 20 o incluso un 10% del valor del libro, mientras que los intermediarios se llevan el grueso de las ganancias. 
...
  A un autor que recién se inicia y se quiere dar a conocer, por ejemplo, lo mejor que puede ocurrirle es hacerse popular. El dinero puede ser luego una consecuencia de esto. Sin embargo, las editoriales hace muchas veces imposible que surjan nuevos autores por preferir siempre publicar a los más famosos, que les aseguran buena cantidad de ventas.

  Además, mientras que continuamente se dice que los derechos de autor defienden justamente al autor de la obra, muchas veces esto termina siendo un sistema legal de usura, y bien podría llamarse más bien "derechos de la editorial sobre el autor". 

  ¿Por qué, si esto no es así, las obras no pasan a ser de dominio público hasta 70 años o más, después de la muerte del autor? ¿Qué beneficios puede aprovechar de los derechos de autor...uno que lleva 70 años fuera de este mundo? Entretanto las editoriales hacen uso y abuso de muchos literatos reconocidos, en detrimento de muchos nuevos escritores que no pueden competir contra los ya consagrados.

   En síntesis, la cuestión no es tan lineal ni simple como para estar completamente de acuerdo o en contra delo que defiende Coelho, aunque no hay que dejar de considerar su punto de vista. Por eso compartimos con ustedes este divertido (e instructivo) vídeo que reafirma que la cultura es mucho mejor cuando es compartida.

 ...

¿Qué opinan? ¿A qué aspira o debería hacerlo un escritor, a ser leído o a poder ganarse la vida con lo que escribe?  




Fuente: Alfredo Álamo el 9 de noviembre de 2016 para Lecturalia

No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.