J.K. ROWLING PIDIÓ PERDÓN POR MATAR A SNAPE

Sus fans han conseguido que la exitosa autora británica todos los años conmemore de una manera muy curiosa la batalla de Hogwarts: pidiendo disculpas por asesinar en las novelas a algún personaje querido por los lectores de la saga.



  Y esta vez fue el turno de uno de sus personajes más entrañables: Severus Snape.


 J.K. Rowling se disculpó hoy en su cuenta de Twitter por matar al maestro de Harry durante la Batalla de Hogwarts, que transcurre en el séptimo y último libro de la saga de Harry Potter. La autora acostumbra a pedir perdón por el fallecimiento de alguno de sus personajes cada 2 de mayo, cuando se "conmemora" la batalla ocurrida ese día de 1998, según el libro Harry Potter y las Reliquias de la Muerte.


  "En caso de que la policía esté leyendo mis notificaciones, existe la tradición de celebrar el aniversario de la Batalla de Hogwarts. No me he embarcado en una ola de asesinatos", bromeó la escritora en la red social. "Bien, aquí va. Por favor, no empiecen guerras sobre el asunto, pero este año me gustaría disculparme por matar a (susurros)... Snape (se pone a cubierto)", reza el siguiente tuit.


  Aunque al principio de la saga Snape parece ser un profesor de Pócimas demasiado estricto y para nada de fiar, incluso odiado por Harry y sus amigos, durante los siguientes tomos de la saga el personaje evoluciona y muestra una mayor complejidad y llegó a convertirse en uno de los protagonistas más queridos. 

  En 2015, J.K Rowling, de 51 años, se disculpó por la muerte en la batalla ficticia de Fred Weasley, uno de los gemelos Weasley, y en 2016 expresó remordimiento por el fallecimiento del hombre lobo Lupin, que acababa de convertirse en padre de Teddy.

  Snape fue interpretado en las películas de Harry Potter por el actor británico Alan Rickman, que falleció de cáncer el 14 de enero del año pasado, y se convirtió en uno de los personajes más queridos por los fans de la saga, tanto de los libros como de las películas.

Fuente: El español

No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.