HUMBERTO MATURANA: "AMAR EDUCA, BIENVENIDOS AL POST POSTMODERNISMO"

   El reconocido biólogo chileno Humberto Maturana, cuyas investigaciones abrieron nuevos paradigmas en las ciencias naturales y en el entendimiento del desarrollo humano, realizó una conferencia y compartió varias reflexiones sobre la educación, la infancia y el futuro de la humanidad.


 “Amar Educa: Hacia una educación post post moderna en comunidades educativas”, así se denominó la conferencia dictada por el doctor de Harvard, Humberto Maturana con el fin de dar apoyo a los educadores de la comuna chilena de Paillaco. El objetivo es que los mismos educadores puedan ser agentes de cambio en la formación de sus estudiantes.

 Maturana y la educadora diferencial Carolina Carvacho hicieron entender al público concurrente que enseñar está íntimamente entrelazado con educar, pero se trata de conceptos diferentes. Por un lado, enseñar es señalar, mientras que en cambio educar es una transformación en la convivencia que no sólo se da en el hogar, sino que también en el aula.

  “Los niños se transforman con los adultos que conviven y si estos los acogen, los respetan y los escuchan, los niños se sentirán cómodos y expandirán su inteligencia para aprender todas las cosas oportunas, transformándose en ciudadanos serios, responsables y democráticos”, expresó Maturana.

TRABAJANDO POR LA EDUCACIÓN DE CALIDAD

 
  “Sucederán cambios a nivel estructural, pero también transformaciones a nivel personal. Invitamos al doctor Maturana y a su equipo a conversar y reflexionar sobre las relaciones amorosas que debemos establecer para entregar correctamente los contenidos educativos y lograr reales transformaciones sociales”, manifestó  la alcaldesa de Paillaco, Ramona Reyes.

“Los problemas de convivencia (espacio relacional humano) que se presentan, no son de inteligencia, son de la emoción”, Humberto Maturana.

  Amar es fundamental para la convivencia

  Cuando un niño le dice a su mamá “la profesora no me quiere…” lo que dice es que la profesora no lo ve, no lo escucha, no lo respeta…lo contrario,  ser amado, ocurre cuando es escuchado, es visto, sin prejuicios, sin supuestos. 

  La importancia de esto es que el espacio relacional donde vivimos, donde estamos en lo cotidiano nos transforma… “nos transformamos en la convivencia según la convivencia que vivamos”. Si estamos en un entorno de amor nos vamos a transformar de una forma diferente a si estamos en un entorno de competitividad y negación del otro. 

  Los niños aprender del convivir de sus maestros y maestras, si sus maestros reflexionan, si tienen la disposición de preguntarse si es válido lo que piensa, si el maestro suelta sus certidumbres de saber lo que cree que sabe y escucha. Luego es libre para escoger y seguir lo que quiere…¿quiere una convivencia democrática, de mutuo respeto, de cooperación o una convivencia basada en imposiciones y competitividad?




Fuente: DIARIO PAILLACO, por DAEM Paillaco, 4 de julio de 2014 y Pie

No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.