10 LIBROS PARA DESCARGAR GRATIS Y HACER CRECER TU COLECCIÓN — VOLUMEN 1

En esta ocasión queremos compartir con ustedes algunas de las obras más reconocidas de tres autores clásicos, Oscar Wilde,  Fiódor Dostoyevski y Fredrich Nietzsche, totalmente gratis y de manera legal. ¡Una oportunidad para no perderse!




1. Fiódor Dostoyevski - El jugador (AQUÍ)


  El jugador es una pieza básica de la obra de Dostoyevski, conteniendo absolutamente todas las características de sus novelas más famosas, esto es, morbosidad, dramatismo, tensión casi intolerable, agresividad y revelación punzante y sutil de estados anímicos vividos y superados por el genial escritor. 

  Dos pasiones principales campean este libro: la del juego, que envenenó al propio autor, hasta pocos años antes de morir, y la de un amor hecho de humillaciones, equívocos, odios y abnegación quijotesca. Obra de plena madurez por la reciedumbre de la trama y el trazado de sus personajes atormentados y complejos. El jugador absorbe al lector desde sus primeras líneas.


2. Fiódor Dostoyevski - Noches blancas (AQUÍ)


  San Petersburgo, su luz, sus casas y sus avenidas son el escenario de esta apasionada novela. En una de esas «noches blancas» que se dan en la ciudad rusa durante la época del solsticio de verano, un joven solitario e introvertido narra cómo conoce de forma accidental a una muchacha a la orilla del canal. 

 Tras el primer encuentro, la pareja de desconocidos se citará las tres noches siguientes, noches en las que ella, de nombre Nástenka, relatará su triste historia y en las que harán acto de presencia, de forma sutil y envolvente, las grandes pasiones que mueven al ser humano: el amor, la ilusión, la esperanza, el desamor, el desengaño.

3. Oscar Wilde - El fantasma de Canterville (AQUÍ)


  Inteligentísima mezcla de sátira social y elaborada farsa, El fantasma de Canterville es una de las piezas más deliciosas y elegantes del gran Oscar Wilde. Una sofisticada familia norteamericana, los Otis, compra el añejo castillo inglés de los Canterville. 

 El anciano dueño les habla entonces de que en la mansión habita desde tiempos inmemoriales el colérico fantasma de Lord Simón Canterville, que mató a su esposa y cuyo cuerpo desapareció después misteriosamente. Lejos de amedrentarse, los inquilinos compran el castillo con fantasma incluido, y acaban sometiendo al pobre espectro anacrónico, que acaba siendo juguete y víctima de los dos niños terribles de la familia. 

 Tal vez sea El fantasma de Canterville la novela más conocida y celebrada de Wilde, que ha pasado por méritos propios a la lista de obras inolvidables y fundamentales de la literatura universal.

4. Oscar Wilde - El crimen de Lord Arthur Saville (AQUÍ)


  Un relato breve pero caracterizado por la maestría literaria de Wilde.
  Intriga y ciencias ocultas se entremezclan en un cuento interesante, que sin embargo no es de lo mejor de la vasta y extraordinaria producción de este genial autor.

5. Fredrich Nietzsche - Así habló Zaratustra (AQUÍ)

  En Así hablaba Zaratustra, Nietzsche recoge en forma de aforismo lo esencial de su filosofía, destinada a la creación del superhombre. Se ha dicho que Así hablaba Zaratustra puede considerarse como la contrafigura de la Biblia, y constituye un libro de cabecera para quienes buscan la Verdad, el Bien y el Mal. Una de las obras fundamentales dentro de la filosofía del siglo XIX.

6. Fiódor Dostoyevski - El gran inquisidor (AQUÍ)

  En “El gran inquisidor”, Dostoievski relata a través de la voz de Iván, el hermano escéptico de los Karamazov, una historia fantástica en la cual, a partir de la promesa que realizó Jesucristo de volver a la Tierra (Juan 14: 1- 3, Apocalipsis 1: 7) realiza un encuentro bastante peculiar entre Cristo y una de las cabezas de la Iglesia católica del siglo XVI, más concretamente el cardenal inquisidor de Sevilla.


7. Fiódor Dostoyevski - El sueño del príncipe (AQUÍ)

  El sueño del Príncipe es una novela corta de Dostoyevski , escrita en 1859.    En la obra encontramos muchos de los temas que obsesionaban a este gran autor.


  La importancia de llamarse Ernesto se entrenó en 1895, con un subtítulo clarificador: “comedia banal para gente muy seria”. toda la obra es un gran juego de acciones y lenguaje, aprovechando los dobles sentidos de las palabras y las significaciones sociales de los términos, la puesta fue todo un éxito que se vio empañado por el escándalo propio de una sociedad puritana y cruel, deseosa de ver caer al hombre que se había atrevido a cuestionar las bases y principios de esa misma sociedad.

  Titulada originalmente como The Importance of Being Earnest, su traducción literal sería La importancia de ser serio o formal. La palabra Earnest en idioma inglés (serio, formal), y el nombre «Ernest» Ernesto, tienen el mismo sonido al pronunciarse.  

9. Oscar Wilde - Un marido ideal (AQUÍ)

En esta obra, Wilde nos presenta la historia de un hombre que es reconocido en la sociedad como alguien noble, inteligente y con un gran prospecto en la vida política de la época. 


 Se trata de Sir Robert Chiltern, quien ha conformado una familia con su esposa, y además una imagen que todos admiran en el círculo de alta sociedad de entonces. Las apariencias engañan y el pasado siempre sale a relucir. Ésta es la desgracia que, de repente, caerá sobre lord Chiltern, personaje cosmopolita, político de éxito y hombre dotado de todas las cualidades para ser un marido ideal.  

 

10. Friedrich Nietzsche - El anticristo (AQUÍ)

 Expresión más neta, enérgica y contundente del pensamiento tardío de Friedrich Nietzsche (1844-1900), "El anticristo" fue el primer inédito que padeció las operaciones de falseamiento y mutilación que llevó a cabo Elisabeth Forster-Nietzsche. El texto que aquí se ofrece, restablecido, subsana todas esas manipulaciones y nos devuelve las páginas que resultaron la quintaesencia de la última gran obra proyectada por el pensador, «La voluntad de poder» o «Transvaloración de todos los valores» y en la que propugna la superación del nihilismo y del cristianismo.


Fuente de reseñas: Quelibroleo

No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.