CONOZCAN ESTE INCREÍBLE EXPENDEDOR DE LITERATURA

El escritor e inventor Roni Bandini, ideó una máquina que imprime textos cortos de afamados autores. Esta máquina llega en una época en que la vida se hace más rápida, y cada vez es más difícil atraer públicos interesados en leer obras literarias. Afortunadamente, la tecnología demuestra que puede ayudar a los escritores a desafiar esta tendencia. Así es el primer 'guerrero electrónico' en la lucha para ser más culto.




  Este ingenioso 'Expendedor de Literatura' es un pequeño aparato que imprime diferentes cuentos de escritores argentinos a pedido de los lectores. No hay libros enormes, no hay hojas de papel tamaño A4, no se requieren impresoras tradicionales ni ningún otro tipo de accesorios: sólo pulsa el botón y quédate con una obra literaria sin intermediarios ni inconvenientes. Así de simple.

 "Dicen que la literatura argentina es leída por escritores argentinos mayormente, así que me inspiró la posibilidad de conectar con nuevos lectores", comentó al medio Sputnik, el diseñador de la increíble máquina, el escritor argentino Roni Bandini.

   El mecanismo de este aparato es realmente sencillo y sería ideal para "colocarlo en lugares de alto tránsito como subtes [el metro], museos, bibliotecas y librerías", dice el autor, para que la gente pueda descubrir nuevos literatos rápidamente y sin esforzarse, casi al estilo de Twitter.

  Este proyecto combina hardware y software, ambos creados por el mismo Bandini, que también posee vastos conocimientos de informática y los aplicó en beneficio de la literatura.


   El dispositivo dispone de una minicomputadora Raspberry Pi, un monitor LCD y una impresora térmica —semejante a las usadas en las cajas o cajeros bancarios—. Las partes están controladas por un software: una aplicación ejecutada por el sistema operativo Linux. 

  Además de la necesidad de conseguir ciertas partes en el extranjero, la máquina no es muy costosa. Tampoco es compleja, aunque requiere el dominio de distintas disciplinas y la capacidad de "superar inconvenientes vía probar y equivocarse", según el escritor-programador.

 La experiencia de crear cosas parecidas tampoco estaría mal, destaca Bandini, también creador de la 'Máquina para leer Rayuela' (la famosa novela de Julio Cortázar), y de un detector espía para monitorear la 'atmósfera' (literalmente la humedad y la temperatura) en las bibliotecas.





    "Me gustaría colocarlo en alguna librería para que pueda ser probado en condiciones reales", comentó el creador. 

   ​El Expendedor acaba de ser reensamblado y está listo para los 'ensayos'.En cuanto al futuro del proyecto, por el momento no hay planes para patentarlo ni comercializar el invento. Al mismo tiempo, los diagramas e instrucciones de sus proyectos anteriores Bandini los subió a su página web, así que la expendedora, también pudiera estar disponible pronto, para ser 'clonada'. Bueno, esto sería 'un ataque de clones' que quisiéramos ver.


No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.