Keanu Reeves se ríe de su nostalgia y la convierte en un libro

Hace algunos años, las fotos de un Keanu melancólico, con la mirada perdida, sirvieron para que sus fans iniciaran una cruzada para devolverle la sonrisa. El 15 de junio se estableció como el día para animar a Keanu y sus admiradores se organizaron para enviarle mensajes y vídeos de apoyo.



 Fuente: 20 Minutos

  Muchos conocen al famoso actor canadiense de origen libanés Keanu Reeves por su actuación en la saga Matrix, pero pocos su triste pasado. Quizás el sufrimiento haya ayudado al hecho de que este actor y productor con una fortuna acumulada de más de 300 millones de dólares, siga con los pies en la tierra, viviendo una vida común y corriente.

 Uno de sus mejores amigos, River Phoenix (el hermano de Joaquín Phoenix), murió de sobredosis.Su peor momento lo atravesó en 2001 cuando su novia, Jennifer Syme, falleció en un accidente de tráfico. La tragedia tuvo lugar lugar sólo un año después de que la pareja viviera otro momento especialmente dramático.

  En las Navidades de 1999, la pareja perdió a la hija que esperaba dos semanas antes de su nacimiento. Su pérdida les sumió en una profunda depresión, sobre todo a Jennifer, que desde entonces recibió tratamiento médico.

  Inspirado o no por la simpatía generada hacia él, Keanu empezó a aprovechar creativamente su propia nostalgia. Así ha surgido Ode to Happiness (Oda a la felicidad) un libro de ilustraciones en el que Keanu pone el texto y Alexandra Grant los dibujos.
 Reeves es una persona volcada con las causas solidarias. Su hermana padeció leucemia y ha dado considerables sumas de dinero a la investigación contra el cáncer.



  





















  Keanu ha contado que el libro surgió como un sucesión de postales, de textos improvisados, que le hacía llegar a su amiga Janey Bergam, en los que desahogaba sus accesos melancólicos. Bergam, editora e inspiradora de la idea, se encargó de buscar a una ilustradora a espaldas del actor. Una vez concluido, sin la intención de que llegara a la imprenta, Janey le regaló los textos ilustrados a Keanu para que se riera un poco de sus propia melancolía, pero el proyecto gustó tanto a sus amigos que alguien le sugirió que lo convirtiera en libro.

  Reeves pasa de mansiones y vive en un piso de dimensiones bastante normales. "Tengo todo lo que necesito en cualquier momento que lo desee, ¿para qué elegiría una casa grande y vacía?", declaró en una ocasión.
  El editor alemán Gerhard Steidl, conocido por sus métodos artesanales y la calidad de los productos que factura, materializó la broma entre Keanu y su amiga Bergam y el resultado es un libro de 40 páginas, que cuentan que es bonito y sorprendente, que se vende por 36 euros y del que solo se han impreso 4.000 copias.

  Con el dinero que recaude Keanu ha anunciado que publicará otro libro, Haikus of Hope, donde, dice, parte de la idea de que se quiere suicidar y desde ahí evoluciona hacia “un bonito final del túnel, no al final (final) del túnel”. Pues es un alivio. ¿No me digan que este hombre no tiene sentido del humor? ¿o al menos un cierto sentido del humor?





1 comentario:

  1. Que linda es la vida,que feliz somos,somos hijos de un solo dios,el da el quita ,no tengamos miedo enfrentemoslo

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.