Aseguran que Julio Cortázar fue uno de los primeros en morir de SIDA

Así lo afirma la escritora y periodista Cristina Peri Rossi, quien fuera su amiga y con quien compartió una relación sentimental. En aquella época todavía no se conocía la enfermedad.  


el club de los libros perdidos, Julio Cortázar, SIDA,
el club de los libros perdidos, Julio Cortázar, SIDA, 

Fuente: Clarín y ABC.es


  -Siempre se habló de que la leucemia emponzoñó la sangre porteña de Cortázar. Usted sostiene otra tesis: ¿de qué falleció?

   -Yo publiqué un libro, «Julio Cortázar» (Omega), diez años después de su muerte. No es su biografía, sino el testimonio de 15 años de amistad muy intensa, y donde cuento los viajes casi secretos que él hacía a Barcelona para verme, o los míos a París para verle. En el libro sostengo, y parece que esto ha causado mucho asombro, que Julio fue uno de los primeros muertos por sida a raíz de la transfusión de sangre que recibió estando en el sur de Francia.

   La escritora y periodista Cristina Peri Rossi, hizo estas declaraciones sobre el gran escritor argentino, a quien conoció en 1973 y fueron amigos hasta su fallecimiento y compartieron una relación sentimental.

    

  “El sida no se había identificado cuando Julio lo contrajo, era una enfermedad sin nombre. Consistía en un retrovirus no identificado. Lo contrajo porque sufrió una hemorragia estomacal en agosto de 1981 cuando vivía en el sur de Francia. Lo hospitalizaron y le hicieron una transfusión de varios litros de sangre, que después se supo, en medio de un gran escándalo, que estaba contaminada”.

el club de los libros perdidos, Julio Cortázar, SIDA,
el club de los libros perdidos, Julio Cortázar, SIDA, 

  -¿En qué práctica basa su teoría?

  -Tengo una carta en la que Julio me cuenta que, estando en el molino reconstruido al sur de Francia donde vivía, una noche sufrió una hemorragia estomacal, y fue trasladado al hospital donde le renovaron la sangre. Julio me escribe: «Cristina, soy hombre nuevo, ¡tengo dos litros y medio de sangre nueva!».

  -Hay quienes pensarán que eso parecería una trivialidad.

  -Pero dos años después, en 1982, su segunda esposa, Carol Dunlop, muere de una enfermedad desconocida provocada por un retrovirus que producía lo que los médicos certificaban como una pérdida de defensas inmunológicas.

  -Al poco tiempo de su muerte, sostiene usted, Cortázar empezó a sentir los mismos síntomas: diarrea, cansancio, infecciones...


  -Sí, y la última manifestación fue la mancha de sangre en la lengua, que es el sarcoma de Kaposi. Un amigo mío, excelente persona, médico y poeta, Javier Lentini, le realizó análisis. El resultado era clarísimo: Julio no tenía cáncer.

  -¿Qué padecía, entonces?

  -Una extraña enfermedad no diagnosticada: pérdida de defensas inmunológicas producida por un retrovirus. Antes de que muriera, el ministro de Sanidad francés fue destituido por la falta de control que había en la sangre que se compraba a la Cruz Roja. Ese retrovirus es el único que ha aparecido en los últimos cien años, y es el llamado sida. Lo contrajo por transfusión de sangre.

“Años después se supo que esa sangre, que venía de la Cruz Roja, estaba contaminada. Se produjo un gran escándalo que terminó con la destitución del ministro de Salud Pública. La sangre se compraba a inmigrantes pobres. No se realizaban pruebas, análisis, porque la enfermedad, el SIDA, era desconocido”.

  Cortázar viajó a Barcelona en noviembre de 1983, y estaba muy preocupado por el avance de la enfermedad.  ”No tengo cáncer, me lo dicen los médicos franceses y después nos ponemos a hablar de literatura”, le confió Julio. Ningún médico sabía, tampoco cómo se transmitía o cómo se contraía.

  Lentini fue con Cristina y Julio a consultar a otros dos hematólogos catalanes de mucho prestigio que le realizaron una cantidad de pruebas. “El resultado fue que tenía una infección  no determinada provocada por un retrovirus. Y que no había ningún tratamiento. Había tres retrovirus identificados y este desconocido.
    
  “¡No me dan nada para tomar, ni una pastillita!”, le decía Cortázar, con desesperación, a Cristina quien recuerda que un cuadro semejante había provocado la muerte de su mujer, un año y medio antes. “La causa había sido una rarísima enfermedad no identificada , un virus desconocido que le provocó la pérdida de defensas inmunológicas y la aparición de infecciones oportunistas. Para ella la enfermedad avanzó muy rápido porque le habían extirpado un riñón en su juventud”.

    
   Julio Cortázar murió el 12 de febrero de 1984. Cristina no se consuela. "Sé que tenemos que morirnos pero me rebela porque podría haberse evitado aunque no sé cómo"

  Tiene muchos recuerdos recónditos que guarda con un inmenso cariño y los quince  “Poemas a Cris” dedicados que le envió Julio por carta en 1977.
    
   La carta a Cristina Peri Rossi decía: “Bichito: sé que serás benévola con estos poemas, cuyo único delito es haberlos escrito; pero a lo mejor no podía hacer otra cosa, la que hubiera querido, y sin embargo te los debo, como te debo tantas otras cosas. Sé que me las vas a perdonar y sé que las leerás con tu media sonrisa llena de ternura y de comprensión, porque vos lees más allá de las palabras, que es donde se encuentra el verdadero texto”.
el club de los libros perdidos, Julio Cortázar, SIDA,
el club de los libros perdidos, Julio Cortázar, SIDA, 


6 comentarios:

  1. Muerto está y, sin pruebas contundentes y documentadas, flaco favor le hace a la memoria de un amigo, creo que hay otra intención detrás de éstas declaraciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Flaco favor? De qué está usted hablando?. Morir de SIDA no es ninguna indignidad. Ni siquiera en este caso revela su inclinación sexual, por lo que tampoco desvela ningún secreto personal. Fue por una transfusión... no sé si lo leyó.
      A mí me parece una pena que entonces no se hubiera puesto ya nombre y tratamiento al SIDA porque no se le pudo medicar ni tratar.

      Eliminar
    2. Bien estúpido el comentario de AngelDeAvril

      Eliminar
  2. ¿Por qué "flaco favor a su memoria"? ¿Es indigno morir de SIDA?

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante! Una pena que para ese momento no se sabía nada del virus. No un medicamento tomo hoy con la medicación es como cualquier enfermedad crónica.

    ResponderEliminar
  4. Cortázar tenía una enfermedad rara llamada acromegalia. Es una enfermedad que también afecta al sistema inmune y es mortal.La acromegalia causa crecimiento de los órganos y de las partes acras. De ahí sus hemorragias.

    ResponderEliminar

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.