¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


viernes, 18 de noviembre de 2016

Carta de Nietzsche pidiéndole matrimonio a una holandesa

Les presentamos la carta conmovedora, torpe y sincera que le escribió Nietzsche a una holandesa llamada Mathilde Trampedach pidiendo su mano.



Wagner,  Nietzsche, Ginebra, Excelsior, Longfellow, Hotel Garni de la Poste, carta de amor,

Wagner,  Nietzsche, Ginebra, Excelsior, Longfellow, Hotel Garni de la Poste, carta de amor,

Fuente: Miserére Filosofía



También te va a interesar: LA DURÍSIMA CARTA DE NIETZSCHE A LA MUJER QUE LO RECHAZÓ

   Nuestro filósofo intentó solucionar el problema de su deteriorada salud física y psíquica atendiendo las recomendaciones que Wagner le había hecho en 1875: acariciar la idea del matrimonio como un remedio para serenar su existencia.

  Durante su estancia en Ginebra, conoció a la joven, pocos días después, y tras un largo paseo de cuatro horas, Nietzsche le pidió que se casara con él. Efectúo, claro está, su petición por escrito, y precisamente la víspera de su partida, nuestro filósofo se decidió pasar a la acción al saber que Mathilde Trampedach había leído Excelsior, de Longfellow, y se había identificado con el concepto de la vida que desarrollaba en esa obra.


Wagner,  Nietzsche, Ginebra, Excelsior, Longfellow, Hotel Garni de la Poste, carta de amor,
Wagner,  Nietzsche, Ginebra, Excelsior, Longfellow, Hotel Garni de la Poste, carta de amor,


   En efecto, se decidió, pues, a escribirle las siguientes líneas, que querían ser amables, pero que, en el fondo, dan impresión de torpeza y de una cierta descortesía:


Ginebra, 11 de abril de 1876

  Señorita: como usted va a escribirme esta noche, yo quiero corresponderle.

  Haga usted acopio de todo el valor de su corazón, y no se asuste por la pregunta que voy a dirigirle: 
   ¿Quiere usted casarse conmigo? Yo la amo y en el fondo de mi corazón siento que me pertenece. No voy a explicarle este efecto repentino, ni pretendo disculparme de nada, puesto que no existe en todo ello culpa alguna. Quiero saber si sus sentimientos corresponden a los míos. Nosotros nunca nos hemos sentido extraños, ni un solo instante. ¿No cree que el matrimonio nos haría más libres y más felices de lo que podríamos ser estando separados, es decir, más excelsos? ¿Se atreverá usted a partir conmigo para ser más libre, mejor y más sincera? ¿Se atreverá a correr conmigo los caminos de la vida y del pensamiento? No guarde silencio, sea sincera conmigo. 

   Exceptuando a nuestro común amigo, el señor Von Senger, nadie tiene noticias de esta carta ni de la pregunta fundamental que en ella formulo. Mañana, en el expreso 11, emprendo el viaje de regreso a Basilea; no puedo retrasarlo, por eso le adjunto mi dirección en esta ciudad. 
  Si la respuesta a mi pregunta es ¡sí!, le pediré a usted las señas de su señora madre para escribirle inmediatamente. Si usted se decide con rapidez, puede contestarme por carta -tanto si es sí como si es no-. Yo estaré esperando su respuesta hasta mañana a las 10 h. en el Hotel Garni de la Poste.

   Le deseo un futuro lleno de felicidad y bondad.

                                                                          Friedrich Nietzsche 


Wagner,  Nietzsche, Ginebra, Excelsior, Longfellow, Hotel Garni de la Poste, carta de amor,
Wagner,  Nietzsche, Ginebra, Excelsior, Longfellow, Hotel Garni de la Poste, carta de amor, 



   Agrega Ivo Frenzel, en su excelente biografía de Nietzsche:

"Esta petición de mano, repentina pero sin temperamento, no resulta muy reveladora con respecto a las verdaderas inclinaciones de Nietzsche y demuestra con gran claridad sus inhibiciones: el enamorado al mismo tiempo que solicita de su amada una respuesta epistolar, le anuncia su partida..."


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com