¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


domingo, 10 de julio de 2016

UNA ESCRITORA CRITICA EL FEMINISMO Y LA CENSURAN POR ELLO

  "No conozco el primer Ken que no sea guapo, ni el primer súper héroe gordo. Sin embargo, no veo colectivos de hombres pidiendo que hagan muñecos gordos y súper héroes feos, con el argumento de que viven con demasiada presión social y que hay que tumbar estereotipos de belleza "dañinos". No he visto a gordos sacando campañas para que las mujeres empecemos a creer que estar pasado de peso es algo lindo. Ni exigiendo que se contraten modelos de pasarela obesos.

  No, los hombres no están perdiendo el tiempo en eso. Ni se organizan para volverse un lobby súper poderoso de gente resentida. Hay muchas cosas que muchas mujeres tienen que aprender de los hombres"



   Sé que lo sigue es chocante y cuanto expone la autora no es algo muy grato a los oídos de la mayoría, pero eso no hace que valga insultar o agredir a quien no opina del mismo modo.    De hecho en este blog se ha publicado cantidad de artículos contra los estereotipos (es más, los compartiré a lo largo de esta nota antes de que empiecen los cuestionamientos...y alguna vez quisiera ver a quienes insultan por una simple opinión contraria, disculparse cuando se expone una similar a la suya), pero hay que escuchar todas las campanas. Y sobre todo en este caso, cuando no carece del todo de razón.

   Y aclaro (en estos tiempos de fanáticos donde parece que hay que aclararlo todo, todo el tiempo), que comparta esta nota no quiere decir que esté al 100% de acuerdo con cada palabra y cada coma que, no se puede estar de acuerdo 100% de acuerdo con nadie, salvo que se sea un fanático. Pero el artículo sí vale la pena para tener en cuenta otros puntos de vista, y sobre todo cuando están sostenidos por argumentos. 


Para ir a la página de Vanesa Vallejo, sigue este enlace.



    Apartado de las loables luchas que, tiempo atrás, dieron mujeres y hombres valientes, el feminismo de género que vemos en la actualidad se empeña en hacernos creer que hay un enfrentamiento natural entre los dos sexos; que el masculino, como grupo, oprime al femenino.

  La batalla de estas feministas nada tiene que ver con buscar igualdad. ¿Qué son las leyes de cuotas sino un privilegio que se les da a las mujeres por el solo hecho de serlo? ¿A qué igualdad se refieren quienes exigen cupos estudiantiles o créditos especiales para mujeres?

  Estos movimientos colectivistas, a través de una victimización de la mujer, buscan privilegios para el sexo femenino. Por ejemplo, continuamente utilizan los estudios sobre participación laboral femenina en las diferentes profesiones para exigir beneficios y culpar a los hombres de las elecciones que tomamos nosotras.

También te va a interesar: “Antiprincesas”: libros infantiles para desarmar estereotipos de género - Historias de mujeres luchadoras en clave para chicos


   Se estima que  menos de un 5% de los cargos directivos de las principales empresas son ocupados por mujeres. Sin embargo, la pregunta que hago cada vez que me citan esta cifra es: ¿creen que la baja participación femenina se debe a que hay una conspiración de hombres que odian a las mujeres y no las dejan ocupar altos puestos? ¿Deberían los hombres ceder sus cargos a mujeres sólo por su género?

   En alguna ocasión, una feminista me mostraba una investigación sobre el número de enfermeras, que supera en gran medida la cantidad de enfermeros. Mi pregunta es la siguiente: ¿qué hay de malo en ser enfermera? ¿Acaso creen que los hombres han obligado a las mujeres a elegir esta profesión? Históricamente las mujeres hemos tenido habilidades para cuidar, y en eso nada de malo hay.

   La tiranía de estos movimientos feministas colectivistas no es sólo contra los hombres, a quienes les quitan oportunidades y derechos amparándose en que son mujeres y eliminando todo principio de igualdad ante la ley, es también una tiranía contra nosotras. Pretenden saber qué tipo de vida deberíamos llevar y cómo deberíamos comportarnos. Parece que creen que ser ama de casa, estudiar enfermería, o dedicarse a carreras típicamente femeninas, además de ser indigno, es culpa de lo que ellas llaman “patriarcado”. Tal pensamiento es tan ridículo como si a los hombres se les ocurriera culpar a las mujeres porque en oficios como la construcción ellos son una mayoría abrumadora.



  En cuanto a capacidades físicas, hombres y mujeres somos diferentes. Esto, en parte, ha hecho que históricamente los hombres se dediquen a trabajos más peligrosos y duros que los que comúnmente realizan las mujeres. Pero tal situación nada tiene que ver con la supuesta opresión de la que hablan algunas feministas. Y en lo referente a elecciones educativas y profesionales, resulta que los estudios muestran que también tenemos diferentes preferencias. Sin embargo, parece que algunas líderes feministas creen que todas las mujeres que han estudiado secretariados, enfermería o pedagogía, lo han hecho presionadas por una cultura machista.

 También puedes leer: “Querida chica del BAÑADOR VERDE” (mensaje VIRAL que no te puedes perder)


   James Bennett en su libro “The Politics of American Feminism”, basado en observaciones estadísticas, expone más de 20 razones por las cuales los hombres tienen rentas diferentes a las de las mujeres. Entre otras, encuentra que las ciencias duras y la tecnología son preferidas por los hombres, mientras que las mujeres estudian, en mayor proporción, carreras sociales. También expone evidencia de que los hombres aceptan trabajos más estresantes, en horarios más largos y con turnos diferentes. Además afirma que las mujeres y los hombres suelen tener motivaciones e incentivos diferentes; para muchas mujeres un objetivo fundamental en sus vidas es tener familia, aún si esto implica hacer pausas en su vida laboral.

   Hace poco un amigo me contaba, asombrado, que a su sobrina de cuatro años le encanta maquillarse y que no entendía la razón de tal gusto, pues a la niña nadie le había enseñado a hacerlo. ¿Tendríamos que culpar al “patriarcado” de que desde pequeñas nos guste tal actividad? Por supuesto que no. Y de la misma manera no se puede decir que las mujeres estudian carreras típicamente femeninas porque son oprimidas o porque la sociedad las condena a estos oficios.

  Lo que no entienden las feministas de género es que la igualdad es sólo ante la ley. Hombres y mujeres tenemos diferencias tanto en nuestras habilidades físicas como en nuestras preferencias académicas y laborales. Las mujeres son cuidadoras y protectoras por naturaleza, y eso no está mal.

   Al parecer, quienes les echan la culpa a los hombres de los pocos puestos directivos que ocupan las mujeres, nunca se han puesto a pensar que, en general, no somos tan arriesgadas como ellos, y que comúnmente tenemos otras preferencias académicas y familiares. Existen muchas mujeres para las que, en su función de felicidad, tener otro tipo de empleo y horarios más flexibles que les permitan compartir con sus hijos es más deseable que ser gerente de una empresa.



También te puede interesar: El crimen de Marina y María José en Ecuador #Viajosola: A mí me mata el asesino - Por María Fernanda Ampuero

  Ciertos empleos implican costos familiares y sociales que tal vez muchas mujeres no quieren asumir. Pero las feministas de género, por demás autoritarias y presumiendo superioridad moral, no sólo culpan a los hombres de las elecciones que tomamos las mujeres, sino que pretenden, socavando sus derechos, ganar beneficios para ellas. Y sumado a esta tiranía contra los hombres, quieren dirigir la vida de todo el género femenino.

  Cada mujer es un individuo que debe decidir qué es lo mejor para su vida, que puede ser convertirse en una ama de casa abnegada o en una arriesgada empresaria. Las sociedades no tienen metas, los individuos sí. No tiene sentido que un lobby dictamine qué deben hacer las mujeres con sus cuerpos o con sus vidas, mucho menos si utilizan el dinero de todos para imponer sus ideas y lograr que las leyes distingan entre hombres y mujeres.

   La lucha por la igualdad de género debería consistir en que cada mujer y cada hombre tengan la capacidad de controlar su cuerpo, propiedades y elecciones. No en imponer lo que se cree que es una vida digna, al tiempo que les quitan derechos a los hombres y ganan beneficios victimizándose.

Tal fue el revuelo que muchos intolerantes, sólo por no estar de acuerdo con su opinión, la denunciaron y Facebook terminó por bloquear su página.



51 comentarios:

  1. Solo puedo decir pufff ante tanto absurdo. Así que lo reitero: PUFFFF

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Puedes explicarlo, por favor? No entiendo el pufffismo...

      Eliminar
    3. Me quedo estupefacto ante los argumentos cuidados, claramente reflexionados y madurados durante horas que esgrimes para destruir dialécticamente este post, que no dice más que tonterías machirulas, falocéntricas y opresoras. Eso es elocuencia!! Bravo y a seguir callando bocas!!

      Eliminar
    4. jajajaja el puto comentario jajaja crema!!

      Eliminar
    5. Pues yo opino que "pufff" es el comentario más óptimo ante semejante panorama.

      Eliminar
    6. Sí, yo pensé lo mismo: puffff, por dónde empiezo? Pero hay que tratar de hacer llegar el feminismo a la gente que no parece haberlo entendido. Me animo a ver si soy capaz:

      "Históricamente las mujeres hemos tenido habilidades para cuidar, y en eso nada de malo hay."

      Por supuesto que no hay nada de malo en eso que las feministas llamamos "cuidados". Pero si "historicamente" ha sido una labor femenina principalmente ha sido precisamente por eso que llamamos heteropatriarcado. Algo que en ocasiones ha obligado a mujeres a realizar unas labores que no querían hacer, y que ha impedido a hombres hacerlas cuando han querido.

      Y detrás de esos cuidados hay todo un mundo que sostiene el sistema capitalista actual. es lo que en economía feminista se conoce como la teoría del Iceberg. Muy largo de explicar. Si les interesa, hay cientos de libros perdidos y no tan perdidos.

      "Parece que creen que ser ama de casa, estudiar enfermería, o dedicarse a carreras típicamente femeninas, además de ser indigno, es culpa de lo que ellas llaman “patriarcado”. Tal pensamiento es tan ridículo como si a los hombres se les ocurriera culpar a las mujeres porque en oficios como la construcción ellos son una mayoría abrumadora."

      Como he dicho, ninguna feminista ve con malos ojos las labores de cuidados. No lo consideramos indignas, todo lo contrario. Lo que criticamos es que esas labores se realicen casi exclusivamente por mujeres. Si pensamos en otras épocas, necesario para entender el presente, pocos hombres, aun a pesar de querer hacerlo, no lo han hecho por miedo a parecer demasiado "mujeres".

      Por otro lado, el hecho de que en la construcción, por ejemplo, no haya casi mujeres trabajando, responde precisamente a ese patriarcado que criticamos, puesto que históricamente la mujer, socialmente, siempre ha pertenecido a grupos categorizados como "débiles", a los que los fuertes (O sea, los hombres blancos heterosexuales) debían proteger. No creo que haya, fisiologicamente hablando, ninguna limitación que impida a una mujer poner ladrillos o ser electricista.

      "En cuanto a capacidades físicas, hombres y mujeres somos diferentes." Esta afirmación es sencillamente falsa. Hay individuos que dependiendo de su genetica, forma física, etc... pueden tener mejores capacidades que otros, y en eso no influye su género.

      "para muchas mujeres un objetivo fundamental en sus vidas es tener familia"

      De nuevo una idea que el heteropatriarcado se ha dedicado a expandir entre hombres y mujeres para garantizarse su reproducción y el mantenimiento de sus privilegios. Causando víctimas tanto hombres como mujeres.

      Eliminar
    7. "Hace poco un amigo me contaba, asombrado, que a su sobrina de cuatro años le encanta maquillarse y que no entendía la razón de tal gusto, pues a la niña nadie le había enseñado a hacerlo."

      Si su amigo se asombra de un hecho así es porque creo que no está muy al tanto de lo que sucede a su alrededor. Ya hay algún comentario refiriéndose a los miles de inputs a los que la propaganda, publicidad, noticias tendenciosas, etc, nos somete a diario, y que los que se reproducen los valores del heteropatriacado. Creame, los/as niños/as, en esa época de la vida, imitan lo que ven a su alrededor. Y parecen estar más despiertos que algunos adultos.

      "Hombres y mujeres tenemos diferencias tanto en nuestras habilidades físicas como en nuestras preferencias académicas y laborales." Rotundamente falso. Hay individuos, independientemente de su género, diferentes. Y todos deberían tener cabida en el mundo, todos deberían tener la libertad para desarrollar su vida como deseen, y de poder mantenerla como deseen. A eso, algunas, lo llamamos feminismo.

      "Pero las feministas de género, por demás autoritarias..." Una persona feminista no tienen nada de autoritaria. Es más, es por principio antiautoritaria.

      En fin, podría seguir añadiendo cosas, pero con esto creo que bastará. Solo añadir que quien quiera saber qué es realmente el feminismo (y todas las corrientes, movimientos y épocas) y qué no, lo mejor que puede hacer es leer a las autoras de referencia (por ej Emma Goldman). Una vez terminado de leer algún texto verá que lo que escrito en este artículo no se sontiene en absoluto.

      Saludos

      Eliminar
    8. Me ha encantado leer esto, gracias.

      Eliminar
    9. Me ha encantado leer esto, gracias.

      Eliminar
  2. Hola, considero que se te esta olvidando el factor de la educacion en valores que se ha ido imprimiendo socialmente desde muy pequeños, y que los medios y la publicidad se esfuerzan en que no olvidemos. Y si, la educación, el lenguaje y casi todo lo que entra por nuestros sentidos tiene un marcado acento machista. Asique no es que exista una conspiración oscura masculina opresora, es simplemente que en nuestro día a día desde muy pequeños se nos enseña a hacer asociaciones de genero simplistas y machistas que nos marcan para toda la vida y que ya de adultos es muy complicado cambiar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya escribieron autores sobre la reproducción y refuerzo de los estilos de vida y prácticas sociales, así como de los parámetros enclasantes que usamos para describir estos estilos. Lo natural lo describía Bourdieu como un aprendizaje "invisible" (y no necesariamente intencionado) que se daba en el seno de la experiencia cotidiana, y que por tanto esta forma de interiorizarlo lo damos como "natural", sin serlo, pues es realmente ambiental. El segundo fallo que comete el artículo y en relación al primero, es el uso de las estadísticas y las variables mostradas como datos realmente representativos de una realidad, y en realidad son eso datos, que no representan nada si se exponen separados del amrco social en el que se inscriben, no es que sea malo que una mujer estudie enfermería (o incluso como enclasa la autora) tenga unas ambiciones distintas, es más fructífero ver donde se originan estas preferencias (los ya mentados estilos de vida, o en palabras de Bourdieu los "habitus") que como he recalacado no son realmente naturales sino adquiridos. El tercer fallo, y quizás el más incorrecto sobre el objetivo del movimiento feminista de tercera generación no es crear un lobby de poder que genere privilegios legales en la relación de géneros, ni siquiera en el ámbito laboral, y no es que yo opine esto, es que renombradas pensadoras de este movimiento como Silvia Federici han hablado claramente de que el trabajo asalariado no es una forma de emancipación ( y si me permiten enlazar la noticia aquí http://www.eldiario.es/economia/engano-trabajo-asalariado-liberar-mujeres_0_262823964.html). Los objetivos andan más por la destrucción de ese "habitus" que reproduce y refuerza el patriarcado, donde se inserta por ejemplo lo mencionado en el artículo de la autora sobre la lucha contra los estereotipos (que actuan en la psicología social como un mecanismo de aprendizaje y reconocimiento), pero la ruptura de estos estándares de género no sólo son beneficiosos para la mujer en tanto que la permitan emanciaprse y ser capaz de elegir que estilo de vida quiere llevar (importante a su vez la eliminación de un juicio negativo sobre ello), esto también busca romper con los roles de género tradicionales asociados a los hombres, como el hecho de tener que ser el caballero del enchiridión o el héroe de acción de los 90s. Creo que estos objetivos distan mucho de convertirse en ese lobby de poder "totalitario" que se menciona (y donde podría guiarnos a un extenso debate sobre la necesidad o no de crear especifidades legales sobre las relaciones de género dentro de un sistema que se perpetúa), y es estos artículos a mi parecer resultado de confundir que es el feminismo, o lo que es peor, la objetivización del propio término "feminismo" que se usa como excusa para tachar de antigualitario el movimiento, cuando su uso (y acercándonos a los planteamientos sobre simbolimso y semiótica) es por su peso histórico por lo cual se usa ese término, de igual manera que se hace con otros casos, como ha courrido en el plano general con el término "socialismo" , y que funciona en la misma coordenada que asociar el nazismo con el feminismo, dando resultado a ese vil término del "feminazismo". Obviamente no creo que vayas a coincidir en mi planteamiento, pero me gustaría creer que la existencia de un pensamiento crítico lleve a plantearnos alternativas sobre nuestra forma de pensar y concebir al realidad social, y ya por último, disculparse por el tochazo algo infumable.

      Eliminar
    2. "La tabla rasa" Steven Pinker.

      Eliminar
  3. Mi único pero en este artículo es lo que tú defiendes que es "por naturaleza" masculino o femenino. Preferiría decir que es algo "potencial".
    Cualquier dato objetivo duro (como la lista que mencionas de James Benett) es algo que preferiría.
    Claro que aquí sólo estoy diciendo que prefiero estadística antes que mera opinión, así que, simplemente, ignora lo que he dicho ^_^U

    De nuevo, buen artículo.

    ResponderEliminar
  4. Si necesitamos igualdad de género y no desigualdad como lo pretendenden las feministas.

    ResponderEliminar
  5. http://humbertomondejargonzalez.blogspot.com/2014/09/por-favor-muchachas-compitan-de-igual.html
    78- Por favor muchachas, compitan de igual a igual!
    Je, je,... exacto.

    ResponderEliminar
  6. Aplaudo el artículo de principio a fin. Felicidades a la autora por atreverse a ser voz crítica y respetuosa.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por este maravilloso artículo.

    ResponderEliminar
  8. El botón de compartir en twitter no funciona bien. Y lo sé porque lo he intentado compartir en todas partes dado que esta señorita tiene toda la razón.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen artículo y muy valiente la autora, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. creo que te falta información sobre el feminismo...por lo que escribes....no te has enterado de nada!!!!

    ResponderEliminar
  11. Un articulo muy simplista, donde se olvidan muchos factores que condicionan la personalidad desde que nacemos. Desde pequeños nos enseñan que el color rosa es de niñas y el azul de niños, que hay que cuidar de las niñas ( dicen por ahi que son mas debiles ), regalamos juguetes muy sexistas, en television los niños aprenden como se comportan hombres y mujeres. Deberias saber que aprendemos por imitacion " aprendizaje social " . No somos libres a la hora de escoger , estamos condicionos desde pequeños, aunque claramete este articulo no lo ve. Ademas, no hay nada asignado por " naturaleza"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que no hay nada asignado por naturaleza? ¿acaso puede un hombre engendrar a un bebe y parirlo? ¿pueden hombres y mujeres competir en igualdad de condiciones ante pruebas físicas como las de las olimpiadas?
      ¿circulan por sus venas las mismas cantidades de hormonas? ¿puede un hombre amamantar a un bebe?
      Es evidente que somos diferentes por "naturaleza", y contra eso, naturalmente, no hay nada que hacer. Otra cosa es hablar de derechos sociales e igualdad ante la ley, pero la naturaleza es sabia, no se equivoca, y sin duda, no has hecho diferentes.

      Eliminar
    2. Exactamente Pablo. Somos completamente diferentes y últimamente nos ocupamos más de justificar el uso de "miembros" y "miembras" que de erradicar los asesinatos de hombres o mujeres por sus parejas...

      Eliminar
  12. Pues encuentro que es un artículo bien razonado y argumentado con un fallo de base que lo desarma todo. Como ya te han dicho, desde pequeños nos inculcan los roles de genero. Si miras una clase de guarderia, verás que juegan niños y niñas por igual, mezclándose y a juegos similares. Y después, poco a poco, se van separando. ¿Es natural? ¿Siguen su instinto?

    No, claro. Desde la sociedad se les dice que hay juegos de niños y de niñas y lo adoptan como algo propio.

    Esta niña, a la que le han enseñado que hay cosas de niños y cosas de niñas, sigue estudiando. Pero la sociedad le mete en la cabeza la idea del amor romántico. Una mujer debe casarse y tener hijos. Amor verdadero, del de comer perdices. Y cuando tiene trabajo, el jefe sabe que todas las mujeres piensan tener hijos (y por extensión, esa mujer). Si hay que dar un ascenso, a quien se lo dará? Así que la progresión laboral es más dificultosa, y cuando llega el momento de tener niños es la mujer la que se adapta y renuncia a prosperar en su carrera porque el sueldo también suele ser menor.
    ¿Te sigo haciendo el recorrido vital de la mujer? ¿Te comienza a sonar alguna situación?

    No es que los hombres, como género, tengan una conspiración. Es que la sociedad es patriarcal de base (por mucha rabia que de la palabreja). Es que no salimos del mismo punto de partida. De ellos se da por hecho que pueden. Nosotras tenemos que demostrarlo.

    Cuando habláis de lo injustas que son la cuotas, estoy de acuerdo. En una sociedad ideal, es injusto, tendrían que valer los méritos de la persona para acceder al cargo. Pero si el sexo de esa persona aún es un factor a tener en cuenta, todavia se necesitan las cuotas.

    El feminismo da miedo. Pero la igualdad, la de verdad, es la única salida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la sociedad condiciona al individuo a través de su interacción, es cierto. Pero ese no es un fenómeno exclusivo de la sociedad occidental, sino un patrón que se ha repetido por siglos, incluso milenios en prácticamente todas las sociedades humanas tanto sedentarias como nómadas: Los hombres se encargan de unos roles, y las mujeres de otros. Bajo ese hecho (porque si, es un hecho sencillo) puedo aventurarme a decir que las sociedades no "establecen" ningún rol, sino que refuerzan los roles a los cuales estamos "naturalmente" mas predispuestos. Hay varios estudios que estudian esa predisposición, y concluyen cosas como que el hombre de forma general tiene mayor inteligencia espacial y la mujer mas inteligencia interpersonal. De hecho, en los países escandinavos, lideres en igualdad material entre géneros, el patrón de predisposición de roles se repite e incluso se acentúa.

      Eliminar
  13. Muy bueno, me alegra a ver encontrado este Blog... ya va siendo hora de llamar a las cosas por su nombre, actualmente parece que si pones en duda cualquier burrada que suelte el feminismo eres poco menos que un maltratador machista, o alguno de esos adjetivos que tanto les gusta usar, aunque siempre sean los mismos, como en las sectas.. Un abrazo y enhorabuena

    ResponderEliminar
  14. Pido perdón por el "a ver" en vez de "haber", en mi anterior comentario... lo siento.

    ResponderEliminar
  15. es que si en la caveza de la escritora solo sale que las mujeres por naturaleza somos cuidadoras...que mas se puede argumentar... madre mía poca mira que hay y cuanto por hacer queda...saludos

    ResponderEliminar
  16. Cuando decimos los hombres o las mujeres, debemos recordar que estamos entrando en un proceso de generalización. Estas generalizaciones no representan a la totalidad, simplemente a una mayoría que en algunos casos ni siquiera lo es pero por costumbre se mantiene. Seguir usando estas expresiones refuerza estas generalizaciones y esta dualidad.

    Este absolutismo es también el que crea conexiones y pone adjetivos a trabajos que no tienen por qué tenerlo. Por ejemplo, un empresario, sea hombre o mujer no debe dejar de lado a su familia, lo hace si así lo desea.

    Hasta el momento en el que podamos separarnos de las generalizaciones y del alto valor que le damos al género para la discriminación, está demostrado que un proceso de discriminación positiva no influye negativamente a los grupos sociales no afectados pero si influye positivamente al grupo afectado, así que no hay motivo para dejar de apoyar este proceso de igualdad.

    ResponderEliminar
  17. ¿Vanesa Vallejo?: "Directora académica Instituto Mises de Colombia"

    ¿Qué instituto es este?

    "El Ludwig von Mises Institute (LvMI), conocido también como Mises Institute, con sede en Auburn, Alabama (EE. UU.), es una organización académica libertaria dedicada a la investigación en los campos de la economía, la filosofía y la economía política. En general, se suma a la visión del gobierno y la economía expresada por el economista Ludwig von Mises de la Escuela austríaca, interpretada por académicos y pensadores. Varios anarcocapitalistas, como Murray Rothbard, entre otros, han tenido una fuerte influencia en el trabajo del instituto. El instituto se financia en su totalidad a través de donaciones privadas."

    Ok, equivalente a un FAES español, pero aún más de derechas. No puedo tomar en serio lo que diga alguien de esta cuerda.

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que es necesaria, indispensable, la discriminación positiva.
    En el artículo se pasa de puntillas sobre la historia y origen de las reivindicaciones: no son producto de un "lobby rencoroso". Vienen de toda una historia basada en desigualdad y opresión. Sí. OPRESIÓN. Y que aún existe, soterrada... Denegarle el voto a un humano por su sexo es OPRESIÓN. Obligarlas a ocultar hasta su cara no es algo de lo que podamos culpar al Islam o a la "cultura diferencial" de cada nacion. Es OPRESIÓN.
    La violencia de "genero" que mata a decenas de mujeres sólo en España, no es casualidad. Es producto de una cultura OPRESORA (aunque de forma, repito, soterrada).
    Este tipo de artículos en defensa de "la igualdad" son un parapeto para no cambiar cosas que URGE cambiar, de entrada, la mentalidad sobre roles por sexo. Sí, la maternidad es indispensable que la haga una mujer, pero los cuidados de los recién nacidos, las noches de desvelo, la alimentación y limpieza de los críos NO SON ROLES FEMENINOS.

    La Sociedad se pierde la mitad de su potencial cuando se cierra el paso a las mujeres en las actividades. Y no es algo que se haga aposta. El sistema que conocemos nos obliga a asumir como natural la desigualdad incrustada en las costumbres: Los mecanismos de selección, la mentalidad, la asunción cultural de roles... eso nos lleva a esperpentos como el que varias personas se bajen de un avión porque quien lo pilota sea mujer.

    Sobre las estadísticas que intentan explicar la desigualdad salarial, como matemático sé que la forma más fácil de disfrazar una mentira es la estadística: Puedes sesgar lo que desees y ocultar lo que no te es conveniente. ENTONCES, NO ME LO CREO. La experiencia de 30 años en distintas empresas y puestos, me indica que no cobra lo mismo una mujer que un hombre. Pero no me quedo allí. Estadísticas que lo demuestran están también en este lado. De modo que a guerra de mentiras, asertos no conluyentes. Pero esta inconclusión genera lo que el artículo busca: QUE NO CAMBIEN LAS COSAS. Que cuando se habla de "volencia de género" sea como quien escucha sobre desastres naturales: es inevitable... Y NO LO ES.

    Por último. Se trata de forma chabacana y frívola la presión sobre cómo debe ser la belleza de una mujer. Si los argumentos son del tipo "y tú más" (por ejemplo decir que los hombres no hacen desfiles de modelos obesos) es que el artículo está pensado para personas que no llegan a dos dedos de frente.
    La presión social y mediática para que las mujeres sean "delgadas", "sexies", "elegantes", existe y no es la misma que para los hombres. Negarlo es mentir.
    Y esa presión social es cultural y está metida en el tuétano... ¿Qué es lo primero que piensa uno cuando ve a una nueva presentadora con sobrepeso? ¿Y si es un presentador? Decirme que se piensa lo mismo es mentir.
    Pues esa presión social interiorizada es lo que se busca delatar, cuestionar y eventualmente paliar (porque para que desaparezca, harían falta generaciones con entornos igualitarios) cuando se lanzan campañas de "acepta tu cuerpo" que se traducen en desfiles de modelos de gente normal.

    No me extiendo más. Es indispensable un cambio de mentalidad que se traduzca en acciones de discriminación positiva. Se combate contra siglos de OPRESIÓN y contra la interiorización aceptada de la desigualdad. Aunque sea para lograr que solo maten a la mitad de mujeres que ahora matan los violentos machistas. Aunque sea sólo para eso, ya habrá valido la pena intentar la IGUALDAD REAL que es dar mayores y mejores oportunidades a quienes han sido histórica y culturalmente degradadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es mi nombre verdadero. No busco coincidencias sospechosas con la autora del artículo.

      Eliminar
  19. Totalmente de acuerdo con el artículo. Soy mujer, he estudiado carrera de ciencias y ejerzo como tal pero mi prioridad son mi familia. Disfruto de reducción horario por por decisión propia, me siento más feliz pudiendo disfrutar de mis hijos compaginándolo con el trabajo.

    Yo era una defensora de la igualdad y creía que los niños y niñas cuando nacen son iguales (que todo dependía de la educación), pero señoras y señores, NO LO SON. Tengo dos hijos y me hubiese gustado que jugasen con muñecas, cocinitas y juegos tranquilos. Pero NO ellos desde bien pequeñitos NO se miraban los juguetes de niñas, y alguno que les compré pensando (ya jugarán), pues ahí abandonado. Desde que nacemos SOMOS DISTINTOS, y como dice el artículo eso no tiene nada de malo.

    ResponderEliminar
  20. leer algo de sensatez en pleno 2016 es como un chorro de agua helada en la cara, joder gracias

    ResponderEliminar
  21. Hola. ¿Estás segura de que conoces a alguna feminista? Yo hace años que estoy dentro del movimiento en diferentes países europeos y siempre he encontrado muchísimo respeto, amabilidad y solidaridad. Jamás he visto esa agresividad ni totalitarismo del que hablas. En los círculos feministas que yo conozco, la mayoría de las mujeres que participan tienen profesiones relacionadas con los cuidados (educadoras, trabajadoras sociales, psicólogas, etc) y jamás nadie les ha recriminado nada por eso. Además, en tu argumentación solamente mencionas la desigualdad laboral y del determinismo biológico (algunas de las "diferencias" a las que aludes no están demostradas científicamente), cuando el feminismo analiza mucho más que eso. Por ejemplo, no haces alusión a otras consecuencia del patriarcado como la violencia contra las mujeres, la cultura de la violación o la falta de representación en los puestos de poder, por mencionar solo algunas. En resumen, en tu artículo pretendes demostrar que no existe un sistema de opresión hacia las mujeres, al igual que hay gente que no reconoce que exista un sistema de opresión hacia personas negras o indígenas. Lo siento, pero sí que existe. Es un hecho. Tienes todo el derecho del mundo a no considerarte feminista, pero no vas a convencer a ninguna feminista de que tiene que volver atrás. Porque todas las feministas que te leemos conocemos de memoria las opiniones como la tuya, ya desde 1941, cuando Simone de Beauvoir escribió en El Segundo Sexo: "El opresor no sería tan fuerte si no tuviera cómplices entre los propios oprimidos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, por fin leo algo de coherencia entre tantos comentarios :) saludos

      Eliminar
    2. Mujer maravilla jajaajajaja lpm

      Eliminar
  22. Madre mía, creo que hay tanto interés en decir lo que cada uno opina y sabe que no se han parado a leer el post de Vanesa Vallejo. Al margen de que esté de acuerdo o no, se trata de un grito a favor del feminismo. Le llama a despertarse y a no perder el tiempo con tonterías (lo que ella considera así), y a no partir del odio (que ella llama resentimiento). Sinceramente, el que se ofenda con esto es que no sabe leer. O quizás sea que tiene la sensibilidad a flor de piel por entender mal el mundo en general. Mientras los esfuerzos de la sociedad se centren en cambiar los cánones de belleza, los problemas reales seguirán ahí.

    ResponderEliminar
  23. Felicidades por el artículo! Será de las pocas veces que veo una crítica constructiva al feminismo, hecha por una mujer. Por desgracia, la sensación que tengo yo al menos desde hace un tiempo es que hemos pasado del "todas putas" al "todos falócratas", tú vas rompiendo esa tendencia.
    Felicidades otra vez! =)

    ResponderEliminar
  24. Si, tienes razón, cada quien tiene derecho a controlar sus elecciones, yo elijo el feminismo, porque -como obviamente aun no lo has entendido, pero se que te llegara el mensaje correcto- el mensaje del feminismo es equilibrio no supremacía, es respeto no privilegio. La "Ley de cuotas" a la cual muy vagamente te refieres se llama cuota de género! y busca una participación igualitaria de varones y mujeres en las elecciones, por ende no es privilegio, es equilibrio, y así podría seguir todo el día con el resto de tus argumentos, pero te recomiendo investigar más sobre lo que realmente hace el feminismo por ti y por los varones también, porque este es un tema de la sociedad en general, no solo de mujeres, no solo de las Feminazis autoritarias con supremacía moral por cuya lucha historia, constante y continua tienes en la actualidad derecho a opinar, a votar, a estudiar, a trabajar y en un futuro a poder elegir sin miedo a nada ni nadie, un saludo! Buenas Vibras !! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es ridículo la ley de cuotas no es igualdad. En una empresa o partido político se busca al mas hábil no al que ocupe un banco. Es como si pusieras mas cirujanos por ley de cuotas acasó dejarías que te opere alguien elegido solo por mantener una igualdad mas que por sus habilidades. Mi deseo mas ferviente dividan el mundo en dos las mujeres por un lado los hombres por otro una utopía. Nada de convivencia estoy harto de leer que por ser hombre soy un villano. De que tengo obligaciones pero ningún privilegio aunque parece que si. Harto de caminar por la calle y tener que tener cuidado como miro o lo que digo y ¿Sabes porque? porque a un verdadero hdp no le importa joderte la vida porque es lo mismo. Pero en mi caso o el de muchos hombres la sola queja de una mujer puede hacerte perder el trabajo tus estudios o tu vida. Así que adelante luchen y ojala lo consigan. Una generacíon de mujeres en el poder y hombres que simplemente no van a hacer absolutamente mas nada.

      Eliminar
  25. que valiente, las mesandrias no estaran muy contentas.

    ResponderEliminar
  26. Parece que Vanesa Vallejo tuvo que cerrar su cuenta de Facebook... ¿Alguien sabe los motivos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy seguro si fue la ironía o el sarcasmo.

      Eliminar
  27. Es evidente que la tolerancia feminazi imperante ha hecho caer la cuenta de Facebook, esas mismas que defienden las cuotas que solo sirven para demostrar su mediocridad, cuotas que en la policía, cuerpos de bomberos y del estilo obligan a equiparar a un hombre y una mujer "por ley" y no por sus condiciones para el cuerpo, la igualdad seria poner un filtro para esas pruebas a todos por igual, y coger a los mas validos, hombres, mujeres o xgender... Pero no, defienden que una mujer, aunque sea menos apta físicamente para las pruebas, las supere al tener los limites mas relajados. Ojala nunca sufráis un incendio donde una mujer no sea capaz de sacar tu peso muerto a rastras en detrimento de un hombre que si lo hubiera podido hacer...

    ResponderEliminar
  28. Un claro ejemplo de lo "naturales" que son nuestros roles de genero y de lo condicionados que están por el entorno en el que crecemos.
    https://redaccion.lamula.pe/2016/07/14/antes-de-la-epoca-colonial-los-nativos-americanos-reconocian-5-generos/nayoaragon/
    Salud.

    ResponderEliminar
  29. Mujeres comi esta chica hacen más falta en este mundo de feministas hipócritas y resentidas.

    ResponderEliminar

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com