¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


martes, 19 de julio de 2016

TIENE 20 AÑOS Y SE RECIBIÓ DE ABOGADO EN SÓLO DOS AÑOS Y MEDIO

El joven se recibió en tiempo récord y desde que se conoció su historia, su teléfono no para de sonar; el intendente de La Plata lo distinguió y le ofreció un puesto en la municipalidad



   Aprovechó la modalidad libre que tiene la Universidad de La Plata para rendir las materias y recibirse con promedio de 7,5; a futuro, quiere ser juez de la Corte Suprema. 


34 materias en 2 años y medio


   El miércoles 6 de julio, Joaquin Badoza rindió Finanzas, aprobó, y, al salir de la facultad de derecho de La Plata, familiares y amigos le arrojaron pintura, huevo, harina y hasta lo metieron adentro de una fuente. Como otra decena de estudiantes, se había recibido de abogado. La única diferencia, es que se egresaba con 20 años, habiendo concluido la universidad en apenas dos años y medio.

   En el colegio San Luis de La Plata, Joaquin Badoza no era el abanderado, y tenía malas notas de concepto por su conducta. Se define como el "anti-estudiante", porque no le gusta el café ni quedarse despierto estudiando a la noche. Hoy, con 20 años, tiene el título de derecho en sus manos, planea estudiar para Contador, realizar una maestría relacionada al derecho público y llegar a ser juez de la Corte Suprema.

También te va a interesar: El vergonzoso examen de un profesor antimacrista de la UBA

 



"Es un caos cursar en la facultad. Tenés que anotarte, salir sorteado y, si tuviste suerte de poder inscribirte, tenés que ver si podés ir a las materias, porque no tienen horario fijo, por lo que es imposible asistir si trabajás", cuenta.

  Por esta razón, decidió dar la mayoría de las materias con la modalidad libre, es decir, sin realizar la cursada del cuatrimestre o del semestre, sino estudiando la materia en su casa y presentándose a rendir un solo examen final en forma oral.


"Con la modalidad libre, me organizaba mis horarios y adelantaba más materias. La gente no se suele inscribir así porque es más difícil, tenés que estudiar la materia completa, no sabés qué tema te va a tomar el profesor y hay personas que le tienen pánico a los exámenes que son orales", explica.

También te va a interesar: ESCÁNDALO EN MEDICINA: sólo 80 de 1400 alumnos pasaron el examen de ingreso

"Si uno realiza toda la carrera en forma presencial, tarda más de cinco años por los sorteos, ya que hay cuatrimestres en los que no se te asigna ninguna materia, y también vas perdiendo las correlativas, lo que hace que te retrases", cuenta el joven.


   Otra de las claves fue tener amigos y conocidos que estén más avanzados en la facultad. De esta forma, pedía consejos en cuanto al orden de las materias, la bibliografía, las cátedras y el enfoque de los profesores, para saber cómo prepararse en los exámenes.

   Por último, el tiempo libre le permitió meterse de lleno en el estudio. En el único momento de la carrera en el que trabajó fue en el segundo cuatrimestre del segundo año, en el que realizó una pasantía de 4 horas por día en el Senado de buenos Aires. Esto le permitió tener el tiempo necesario para dedicarle a las lecturas y resúmenes. Y, al mismo tiempo, no dejar de lado los amigos y la familia.

   "Soy un estudiante normal. En época de parciales no salía a bailar a la noche, como cualquier persona que prioriza prepararse. Hubieron semanas complicadas, alguna noche me he quedado horas y horas estudiando, pero nunca me alejé de mis amigos", cuenta.



La pasión por la vocación, clave a la hora de formarse


   Leer, memorizar, pero sobre todo entender fue lo que lo ayudó a aprender a tejer relaciones entre los temas y las materias para poder avanzar y rendir muchos exámenes a la vez.

   En el último año de colegio, Joaquin Badoza no lo dudó. Sabía que quería estudiar derecho desde hacía años. Cuando se peleaban sus compañeros siempre se ponía en el rol de mediador. O, si le decían algo que le parecía injusto, no se quedaba callado.


"El miércoles pasado cuando me recibí me puse a pensar en los años de la carrera universitaria. Me di cuenta que siempre la hice a un ritmo en el que yo me sentía bien. No era un fanático, pero las materias me gustaban y el derecho me apasionaba, entonces no me molestaba estudiar", reflexiona.




Fuente: LA NACION 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com