¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


martes, 14 de junio de 2016

Polémica por el libro “Nicolás tiene 2 papás”

 El libro tiene apenas 11 páginas ilustradas, donde Nicolás cuenta que vive con sus dos papás (no explica por qué), que lo quieren y lo pasa bien con ellos, que los fines de semana ve a su mamá, con la que se llevan bien, que tiene una amiga con familia de padre y madre que también se quieren, que aunque todos nacemos de una mamá, todos vivimos en familias diferentes y que lo importante es que todos se quieran se respeten. Fin. Pueden leer el libro digital aquí.



“Este libro no está hablando de homosexualidad, sino que está hablando de una familia homoparental. En el fondo, se está hablando de un vínculo familiar. Punto”, afirmó su autora. 
     A pesar de que el libro es bastante sutil en el tratamiento del tema, se enfoca en la tolerancia, el respeto y el amor y que no es un contenido obligatorio, no se necesitaba ser adivino para predecir que un libro con ese título, orientado a niños y apoyado por el gobierno, levantaría una polvareda. Como era de esperarse, se ha escuchado de todo: desde que el Estado intenta imponer una visión valórica saltándose la voluntad de los padres, que presenta una visión sesgada del mundo, hasta que un libro así confundirá a los niños y los hará gays. Este punto es el que más me divierte por lo ridículo y fácil de desmantelar, basta decir que el 100% de todos los gays del mundo nacieron...¿adivinan? de una relación heterosexual.


No dejes de leer: Debería ser obligatorio contar este cuento a todos los niños del mundo


       De leer las opiniones que se han vertido sobre la polémica del libro (a favor y en contra), pareciera que hay un grupo mayoritario de personas que ven a los niños como envases vacíos a ser llenados de opiniones, valores y creencias, que son moldeados por el solo contacto con algún tipo de información o vivencia. Quienes así piensan, parecen creer que la sola lectura de un libro, o la ausencia de este, va a definir irremediable e irreversiblemente todo su universo infantil y desarrollo futuro, o que ellos como padres pueden, limitando el contacto con cierto tipo de personas y visiones del mundo, asegurar la creación de un individuo con las características que ellos desean (¡vaya si se van a decepcionar cuando sus hijos lleguen a la adolescencia!).


'El libro no está expresando ninguna ideología. Es una herramienta para abrir el debate, y debe orientarse a que todas las familias están compuestas de distintas maneras'', señala Leslie Nicholls.





Leslie Nicholls
    Al parecer, esa gente ya se les olvidó cómo es ser niño. En caso que sea así, se los voy a recordar: un niño vive en un mundo que es en partes iguales imaginario y real, donde todo es posible y hasta la más absurda explicación es aceptada como cierta, pero que es modificada según su particular visión del mundo, en una narración propia y única, que puede ser incluso contradictoria. Sin conocer nada de la vida, el niño está dispuesto a experimentarlo todo: meterse cuanta cosa hay a la boca, acercarse a extraños, inventar juegos e invitar a niños que acaba de conocer, adentrarse en cuanto agujero y recoveco encuentra, correr directo a una autopista sin siquiera mirar a los lados o meter los dedos al enchufe. Es un mundo vertiginoso de exploración, ensayo y error, de ingenuidad sin límites, pero que en su devenir va dando forma y certeza al mundo del pequeño. 



     Cuanto más explora, cuanto más se arriesga, cuántas más experiencias vive, más rico es su entendimiento, antes descubre las reglas que dominan su entorno y más rápido aprende a adaptarse a la vida de una manera sana y reflexiva. Porque a lo largo de su desarrollo, empieza a descubrir su identidad, a diferenciarse y expresar su voluntad, a desarrollar relaciones sociales y a cuestionar todo lo que se le ha inculcado.

    Es un proceso peligroso, sin duda, pero para eso están los padres, listos para sacarlo de apuros o prevenir un accidente de consecuencias fatales. Rol protector que se conjuga con otro igual de importante, el rol de guía. El niño pequeño recibe con avidez todo lo que se le presenta, lo acepta sin cuestionamientos e intenta darle sentido a la vida con la poca información que maneja. Los padres pueden ayudarle a darle esa narrativa, esa coherencia. El rol de los padres no es limitar las experiencias de sus hijos, sino darles sentido, explicándoselas. Cuando los padres optan por alejar al niño del mundo, forrarlo en mallas de seguridad, limitar su contacto con otros, meterlo en salas de clases “homogéneas” con niños “como él” (que realmente no lo son), lo único que hacen es empobrecer su experiencia de vida, limitar su comprensión y prepararlo mal para la vida.

    Y es que es ingenuo, además, creer que uno podrá evitar que su hijo conozca las cosas que no quiere que conozca. Basta con mirar a nuestra propia infancia para recordar cómo, en gran medida, fueron los amigos las principales (y peores) fuentes de conocimientos “atípicos”, digamos.  ¡Y eso era antes de internet!  


"Creo que si bien los mismos sectores conservadores sociales de siempre reaccionaron, las críticas no tienen que ver con los textos, los contenidos ni el enfoque. Eso me alegra (...) Incluso mucha gente que mostró alguna resistencia a la idea en un principio, luego de leerlo se dio cuenta de lo inofensivo y bonito del libro", cuenta Nicholls 


    ¿Quiere esto decir que debo llevar a mi hijo de 4 años a un prostíbulo, una morgue y una cárcel, para que aprenda de la realidad? ¿Está mal que pretenda mantener su inocencia un tiempo, esperar que desarrolle cierta madurez antes de hablarle de ciertos temas? ¿Está bien que el Estado pretenda hacerlo por mí?


  ¡Por supuesto que no! Pero hay ciertos valores y temas que deberíamos ir integrando a su educación, desde la más tierna infancia, presentándoselos de la manera más apropiada posible a su edad. Y sobre todo, mantener canales de comunicación abiertos, escuchar a través de su relato de qué cosas se está enterando, y ayudarle a procesarlas de la manera más sana posible. Padres que actúan así, no tienen nada que temer, podrán ayudar a sus hijos a procesar lo que sea que les toque vivir; son aquellos que han abdicado de su rol educador, los que pueden asustarse con medidas como esta, pues han aceptado implícitamente que otros formen a sus hijos.


También te va a interesar: Un niño italiano de tercer grado inventa una palabra que cautiva a todo el mundo

    Creo que, cuando se trata de los temas difíciles de la vida, es bueno contar con herramientas que nos ayuden a presentárselos a los niños. Cuando una mascota muere, es una buena forma de tratar el tema con nuestros hijos. Cuando un niño le quita su juguete al nuestro, podemos aprovechar la oportunidad para hablar del valor de compartir, o de la existencia de los robos y la importancia de la honestidad. Con libros de fábulas podemos ofrecer lecciones de vida sobre el egoísmo, la avaricia, el orgullo. Me parece que "Nicolás tiene 2 papás" es una de esas oportunidades, una de esas herramientas, que podemos usar para hablarles de tolerancia, o de las formas que puede adoptar una familia, o de sexualidad. Su interpretación es libre.

    Ignoro si es la mejor herramienta y ciertamente no debería ser metida a la fuerza, pero tampoco me parece saludable proponer como alternativa que no exista ninguna, que simplemente neguemos la existencia de ese mundo. Pero si alguien cree que se puede hacer un libro mejor para educar sobre el tema, que lo haga. Esa es otra oportunidad que abre este texto: discutir cómo y cuándo debemos empezar a hablar estos temas. 


Fuente: El definido

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com