¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


lunes, 9 de mayo de 2016

Una ciudad en Francia instala en sus calles dispensadores de literatura

Con la intención de incentivar los hábitos de lectura y disminuir la criminalidad de la capital de los Alpes, se implementará en las calles de Grenoble una idea que ojalá el resto de ciudades también llevaran a cabo: han ido colocando dispensadores de literatura.
        Los dispensadores permiten a sus habitantes indicar con cuánto tiempo libre cuentan y en función de esto les regalan un texto literario que podrían leer en esos minutos. El dispensador se instala en espacios públicos, como parques, pero también en lugares en los que las personas tienen que esperar y a veces no saben qué hacer con su tiempo, como las dependencias públicas en las que se realizan trámites. El servicio es totalmente gratis, y el texto se adecua al tiempo que disponga el usuario para invertir en la lectura. Si indica que tiene tres minutos, el formato de su relato será de 8 centímetros de ancho y 60 de largo, y si cuenta con cinco, del doble. El papel, que viene en formato de recibo es además reciclable.

    Tanto los cuentos como los dispensers son gratuitos, y por ahora habrá, en total, ocho máquinas por toda la ciudad. Estarán ubicadas en el ayuntamiento, en la oficina de turismo, en bibliotecas y en centros sociales.


  El proyecto no tiene fines de lucro, sino que el objetivo es simplificar a los ciudadanos el acceso a la cultura y, simplemente, hacerlos más felices. 
         Por ello se busca que sus habitantes sepan aprovechar mejor su tiempo de ocio al esperar en los lugares públicos, para alejar el hábito de estar sacando sus dispositivos móviles a cada instante y puedan estar dispuestos a usar estos dispensadores de relatos.

“La idea nos vino al fijarnos en una máquina dispensadora de chocolatinas y latas de bebida. Nos preguntamos si no sería posible hacer los mismo con máquinas que ofrecieran algo de buena literatura para ocupar los tiempos de espera”, dijo Christophe Sibieude, cofundador de la compañía que se encarga de distribuir este servicio.
       Inicialmente estarán funcionando 8 máquinas que estarán distribuidas por toda la ciudad en lugares como el ayuntamiento, oficina de turismo, bibliotecas y centro sociales.
       Los distribuidores tienen un metro de alto, son de color naranja con negro. Esta iniciativa fue entre el alcalde de Grenoble y la empresa Short Edition.



FUENTES:
Buen Diario
El Heraldo

1 comentario:

  1. Gracias por darnos el mejor ejemplo con un acto sencillo y siginficativo. Dispensar la literatura a tu/nuestro..al alcance de todos. Gracias nuevamente., por compartir libros

    ResponderEliminar

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com