¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


domingo, 15 de mayo de 2016

¡ARGENTINA VUELVE A IMPORTAR LIBROS!

  Era una medida que había impuesto el kirchnerismo en 2012 que quitó competitividad a la industria local y produjo el encarecimiento de los libros y la imposibilidad de acceder a numerosos títulos del extranjero.

   Los ministros de Cultura, Pablo Avelluto, y Producción, Francisco Cabrera, anunciaron que se eliminarán las restricciones que desde 2012 impidieron el ingreso de libros impresos en el exterior. Con esta medida, informa el comunicado, se busca ampliar la bibliodiversidad en todo el país, así como promover la integración de la internacional de la industria bibliográfica argentina.


  En el anuncio se adjudican las trabas al cepo cambiario y al intento de limitar la fuga de divisas durante la anterior presidencia, y se afirma que las restricciones constituyeron un obstáculo para la libre expresión y circulación de ideas en el país.   La medida, que es apoyada por diversas entidades de la industria editorial, busca promover "la pluralidad de voces y democratizar el acceso a los libros provenientes del extranjero".


Cabrera explicó que las trabajas no sólo aislaron al país, sino que hicieron caer la industria editorial nacional, dado que los costos de producción locales la hicieron menos competitiva y desalentaron la exportación de libros. "El libro tiene un enorme valor cultural, pero, además, genera miles de empleos calificados que queremos promover: autores, editores, correctores, ilustradores y diseñadores argentinos", dijo.

Nota relacionada: La odisea de sacar un libro de la Aduana... en 10 sencillos pasos de parodia

   En el comunicado se asegura que, de ahora en más, "los lectores argentinos van a tener acceso a la mayor oferta bibliográfica disponible, sin obstáculos burocráticos ni limitaciones que impedían la libre circulación de las ideas, encareciendo innecesariamente los libros impresos en otros países". Respecto a este último punto, el comunicado incluye una comparación de precios con países vecinos, según la cual los best-sellers cuestan en la Argentina en promedio un 50% más que en Brasil y Uruguay y un 27% más que en Chile.


   Basada en un supuesto contenido de plomo en tinta, la prohibición se dio en sintonía con el cepo cambiario, que estaba orientado a evitar la fuga de divisas. "Provocó que en los últimos años los costos de producción locales volvieran menos competitiva a nuestra industria, a la vez que desalentó la exportación de libros al exterior", sostuvieron.

   "El levantamiento de la restricción dará recursos y modernizará la industria local de manera que puedan ofrecer un servicio competitivo en su precio y en su contenido, que es lo que en definitiva interesa a los lectores", indicaron.

   La Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, editores independientes, libreros y autores estuvieron de acuerdo en la necesidad de eliminar trabas y poder acceder de ese modo a más y mejor diversidad bibliográfica. Según el comunicado, el Gobierno evalúa lanzar líneas de crédito, capacitación y promoción de exportaciones desde distintas áreas de ambos ministerios.


La nota conjunta de Cultura y Producción se envió con un cuadro anexado que revela que los más vendidos (best-sellers) en la Argentina costaban en promedio un 50% más que en Brasil y Uruguay y un 27% más que en Chile debido a la medida que fue eliminada.

   El ministro de Producción, Francisco Cabrera, aseguró que "además de aislarnos (la medida) hizo caer a la industria editorial". Y agregó: "El libro tiene un enorme valor cultural, pero además genera miles de empleos calificados que queremos promover: autores, editores, correctores, ilustradores y diseñadores argentinos entre otros. Queremos que desarrollen su talento, en comunicación con el mundo".




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com