Estaré loco, pero al menos puedo volar...



...puedo alzar los brazos y tomar el cielo, puedo bailar con la noche, puedo colgar de sus estrellas como un tonto acróbata sin miedos.


Estaré loco, es cierto como es cierto que no lo es. Yo sé remontar los vientos, yo aprendí a escalar los horizontes, y no hay verdad, y no hay otro norte, más que el latido del corazón hasta el desborde.

¿Goza el poeta al ver repetidos por otros sus versos en lenguas amantes, o es el peor aguijón al alma, que a los suyos sólo respondan los ecos?

Estaré loco, no sé si tanto como los cuerdos, pero vuelo, rimo; a veces siento. A veces como el abrazo de un pájaro que no abraza, a veces como el río que canta, y no tiene voz, y no tiene garganta.

Estaré loco, pero al menos puedo volar, pero al menos puedo convertir al mundo todo en un precipicio y a la noche infinita mil veces más honda en mi lecho.


Otros mundos, otros tiempos, a nada temen los trazos de mi vuelo.
A veces amo, a veces vuelo.

Pero al menos puedo volar.


- Jacques Pierre
 © 2014, Todos los derechos reservados

Del libro "Declaro el estado de poesía permanente": http://goo.gl/5FVAIu
O en Payhip: http://payhip.com/b/7N94
Sigue el enlace y disfruta de los primeros poemas ¡gratis!



 El primer libro con el sello de "El Club de los Libros Perdidos", donde tomo las frases de Acción poética para continuar con mis propios versos. 
  Disponible en Amazon: https://goo.gl/GstQ1z


Prólogo:


  "Siéntase un afortunado. Si usted está leyendo estas palabras, significa que entre sus manos tiene una obra que lo llevará a las fronteras de su imaginación. Después de leer a Pierre, usted no será el mismo, experimentara una transformación, su perspectiva del mundo será diferente, ¿más romántica, más colorida, más hermosa?. Ese desafío es suyo.

  Cuando Jacques me encomendó escribir este prólogo inmediatamente sentí un gran regocijo, segundos después comprendí que estaba sumido en una difícil empresa. No podía ser un prólogo más y caer en la simple experiencia de escribir uno laudatorio, tarea de significativa dificultad ante un trabajo tan mirifico.

 Si bien, en comparación con esta obra mi prólogo sería exiguo, surge inevitablemente la necesidad de escribir algo decente según mis pretensiones y por lo menos dejar un fútil recuerdo en la mente de algún lector.

  Hace poco tiempo que nos conocemos con Jacques. Pero en el primer encuentro fue como sí nos hubiéramos conocido desde antes, como sí nuestras mentes se conocieran sin conocerse, unidas por este bello universo llamado literatura. 

 Como decía el escritor Julio Cortázar esa que nos libera de todo mal, que nos da la posibilidad de recorrer el cosmos, el tiempo, pasear por lugares donde nunca nadie ha estado, ni conoce.


  Esas obras que interpelan nuestra imaginación, que bregan por hacernos volar en la de otros, construyendo la otredad de los no lugares, de viejos tiempos hechos de nuevos momentos. 

  Esa literatura que nos permite conocer a esos queridos, admirables, o a veces siniestros y odiados personajes que nos plantea la contradicción entre la satisfacción y la búsqueda de libertad. Y así fue como nuestras mentes se conectaron por un mismo sueño. 
Anhelos compartidos que nos condenan a la felicidad sólo con leerla, no necesitamos mucho más, somos de ella ávidos lectores egoístas.

  Respeto, admiración, cariño y por supuesto un poco de envidia es lo que Jaques inspira en mi ser como pocos lo hacen. Bueno, ahora sí, basta de prolegómenos. A arrellanarse en el lugar y a prepararse para navegar en esta obra llena de la más excelsa poesía."

- Gonzalo Ríos, Acción Poética Ramos Mejía  

No hay comentarios

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.