¡Bienvenidos a este espacio dedicado a todos los que soñamos entrelíneas!


sábado, 25 de mayo de 2013

Argenauta



   Mi tierra bien querida...tienes lo que ninguna otra tierra...
   ¡Ay! ¡Si sólo para decírtelo lo supiera!

   Nunca de así ser serás quien no eras,
por matar tu desierto para que desierto sea.
   Ojalá el tiempo consuma tus barreras en la vela,
porque sabrás así que en el cansancio se mide la fuerza.

   Mi Argentina siempre llegó tarde a sí misma,
mas qué espléndida espera
   Argentina que no te miras,
esperar que vuelvas a lo que nunca fueras.

   Yo lo sé mal está eso cierto de nunca más.
   Siempre menos, cada vez menos,
no importa cuál el yerro, menos yerro será.
   No habrá mal más extremo
que el otro mazo que pareces buscar.
   Sólo refunfuña más alto, si necesitas recordar;
y ojalá al fin con éste aprenderás,
el prolijo orden que extrañas siembra caos al despertar.

   Mas, ¡ay de ti!¿Cómo en tu espejo te podrías ver?
   Pareces no estar, no ser de aquí.
   ¡Tienes el reflejo desde lejos visto al revés!

   Estás muerto sin nacer, pobre país,
sólo salvan tu historia los que no te saben escribir.
   Muchas manos labraron forma a tu tierra,
algunas mejor desde bajo tu tierra...
   A veces veo que hay más de verso
en la Argentina que ve el cielo,
que en la Argentina que honda se enterró.
   Es buena, no niego sin embargo, tu tierra.
   También lo sabrá tarde tu festejado prócer asesino
que por doquier de soñadores hizo siembra,
cuando pronto lo venza la cosecha que enterró destino.

   Recita de una vez en tu canto
que tu bandera no es tuya,
si cuando los colores del mar y cielo suma,
se hace hogar también para el hermano.
  Cuando la unión del horizonte a la paz hagas tuya,
no será más bandera tu cielo, para ser manto.
   Pues, piérdete de una vez el miedo
y hazte por fin del cielo.

   Hoy no tengo postre ¡protesto!...
pero mejor haya silencio si se presume de bien humano.
   Hoy no comió el resto.
   Que antes de quienes reclaman,
se llene para devolver su mano.

   ¡Bendita Argentina!
bendita de bondad:
regalas a precio tu harina
para a sangre comprarte el pan.
   Deja de guiar tu ceguera
con la ceguera de los demás,
créeme es más blanda la piedra
que en tu propio camino espera,
que la que otros te dejan detrás.

   ¿A qué aplaudes al que te roba
y odias al que al ladrón dice ladrón?
    Sabe que el consenso no da verdad a la razón,
y no permitas la realidad un castigo para el que llora. 
   
   ¿A qué odias al que piensa distinto?
   ¡Los corazones están atados de destino!   
   No se miente por decir otra visión,
¡y sólo pensar distinto es pensar con razón!


   Temes ver quién eres, temes tu gloria,
porque tu génesis de crisol,
con sangre indecisa de fragua fundió
tu suerte a la de las razas todas.
   ¡Despierta Argentina!
   Tu tierra de síntesis no está sola.


- Jacques Pierre

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © EL CLUB DE LOS LIBROS PERDIDOS | Creado con Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com